la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik