la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








“Y estamos marchando todavía en las calles

Con pequeñas victorias y grandes fracasos

Pero hay alegría y hay esperanza

Y hay un lugar para ti”

Joan Báez





Joan Baez & Bob Dylan & The Rolling Thunder Revue: "She's really moving. I mean dancing. She starts doing the Charleston and the audience is digging it and we're digging it. Dylan though, he's plunking his guitar, moving his eyes around quick, like he does, looking at Joanie, looking at us, looking at the audience." by Nat Hentoff, January 15, 1976, Rolling Stone / "Renaldo & Clara" / Joan Baez por Bob Dylan / fotos-photos, videos








"Todo lo que hacía  (Joan Baez) funcionaba. 
El hecho de que tuviera la misma edad que yo 
casi me hacía sentir inútil. Por ilógico que parezca,
algo me dijo que era mi alma gemela,
que era la cantante con la que mi voz 
podía armonizar perfectamente".
Bob Dylan, “Crónicas”, 2005











BOB DYLAN SOBRE JOAN BAEZ: CRONICAS VOL. 1




"En cuanto a la reina, ésa era Joan Baez. Joan nació el mismo año que yo, y nuestros caminos acabarían cruzándose, pero habría sido ridículo pensar en ello por entonces. El sello Vanguard había sacado un disco suyo llamado Joan Baez, y la había visto en la tele. Había aparecido en un programa de música folk que emitía la CBS desde Nueva York para todo el país. Por allí también pasaron Cisco Houston, Josh White y Lightnin' Hopkins. Joan interpretó algunas baladas por su cuenta y luego se sentó con Lightnin' y cantaron algo a dúo. Yo no podía dejar de mirarla. Ni siquiera me atrevía a parpadearElla tenía un aspecto espectacular, con su lustrosa cabellera negra que caía hasta la curva de unas caderas estrechas, y sus pestañas lánguidas, ligeramente curvadas hacia arriba. Era lo más alejado posible de una muñequita de trapo. Me quedé embobado frente a la pantalla. Además, estaba su voz. Una voz que ahuyentaba los malos espíritus. Parecía de otro planeta.

Sus discos se vendían muy bien, y era comprensible. Hasta ese momento, las cantantes folk más emblemáticas eran Peggy Seeger, Jean Ritchie y Barbara Dane, intérpretes que no acababan de encajar en el mundo actual. Joan no se les parecía en nada. Faltaban algunos años para que Judy Collins o Joni Mitchell aparecieran en escena. Me gustaban las viejas cantantes como Aunt Molly Jackson y Jeanie Robinson, pero no poseían aquella cualidad incisiva de Joan. También había escuchado a algunas de las antiguas cantantes de blues como Memphis Minnie y Ma Rainey y, en cierto modo, Joan se asemejaba más a ellas. No adolecían de aquel aire aniñado, y Joan tampoco. Tan escocesa como mexicana, ella se me figuraba un icono religioso, alguien por quien te ofrecerías en sacrificio, y cantaba con una voz dirigida directamente a Dios...  Además,   era   una   instrumentista  consumada.

El disco de Vanguard no era ninguna chorrada. Casi asustaba: un repertorio impecable de marcado corte tradicional. Parecía muy madura, seductora, intensa, mágica. Todo lo que hacía funcionabaEl hecho de que tuviera la misma edad que yo casi me hacía sentir inútil. Por ilógico que parezca, algo me dijo que era mi alma gemela, que era la cantante con la que mi voz podía armonizar perfectamente. Sin embargo, en esa época mediaba un abismo entre nosotros. Yo seguía atascado en el patio de atrás. Pero tenía la extraña corazonada de que tarde o temprano nos conoceríamos. No sabía mucho de ella. No sospechaba que siempre había sido un ave solitaria, un poco como yo, aunque había dado muchas vueltas y vivido en todas partes, desde Bagdad hasta San José. Tenía mucho más mundo que yo. Aun así, pensar que  era  quizá   más   como   yo   que   yo  mismo  habría parecido algo excesivo.

Nada en sus discos inducía a pensar que estuviese interesada en cambios sociales o cosas así. La consideraba muy afortunada por haber elegido el estilo justo de música folk hacía tiempo y haberse empapado de él; se había convertido en una intérprete experta, por encima de toda crítica o intento de catalogación. No había nadie más como ella en su promoción. Era remota e inalcanzable, como Cleopatra en un palacio italiano. Cuando cantaba, te quedabas boquiabierto. Al igual que John Jacob Niles,  era extremamente rara. Pensaba que me sentiría intimidado ante su presencia, como si fuese a clavarme los colmillos en el cuello. No quería conocerla, pero sabía que estaba escrito. Iba en la misma dirección que ella, aunque muy por detrás, todavía. Yo estaba convencido de que el fuego que ardía en su interior era igual que el mío. Para empezar, yo podía interpretar las mismas canciones que ella: Mary HamiltonSilver DaggerJohn RileyHenry Martín. Podía tocarlas de forma que todas las piezas encajaran, como ella, pero de manera distinta. No todo el mundo puede cantar esas canciones de modo convincente. El cantante tiene que conseguir que el público se crea lo que está oyendo, y Joan sabía hacerlo. Creía que la madre de Joan mataría a alguien a quien amaba. Lo creía. Estaba convencido de que se había criado en el seno de una familia de ese tipo. Tienes que creer. La música folk, ante todo, debe convertir a sus oyentes en seres crédulos. También me creía a Dave Guard de The Kingston Trio. Me creía que mataría o había matado ya a la pobre Laura Foster. También creía que mataría alguien más. No pensaba que estuviera fanfarroneando.

(…)
Poco después, recorría en un coche  las llanuras nevadas de Wisconsin, con las sombras de Baez y Elliott a mis espaldas, pero cerca. En realidad, el mundo al que me dirigía, aunque iba a experimentar muchos cambios, era el de Jack Elliott y Joan Baez(…)"


Crónicas, Volumen 1, 2004
Fuente:  Scribd:

Bob Dylan, CRÓNICAS VOL.1 /TRADUCCIÓN MIQUEL IZQUIERDO / ESCANEADO POR GUIT@ MARZO 2005


GLOBALrhythm / COPYRIGHT @ 2005 GLOBAL RHYTHM PRESS S.L. / TÍTULO ORIGINAL CHRONICLES Vol. 1 / Publicado por: GLOBAL RHYTHM PRESS S.L.




BOB DYLAN SOBRE JOAN BAEZ: “Ella era una hechicera”


Bob Dylan al escuchar a Joan Baez:
Baez casi con certeza fue musa de Dylan, y los dos compartieron el tipo de romance sobre el que los tabloides como el Daily Mail  aún escriben. "Me siento muy mal por ello", dijo Dylan una vez, según el Toronto Star. "Lamento ver la forma en que nuestra relación terminó". Parece que parte de su atracción por ella era su voz. Como explicó en la entrevista:

“Ella era otra cosa, casi demasiado. Su voz era como la de una sirena de una isla griega. Su mero sonido nos podía hechizar. Era una hechicera. Uno se tenía que hacer atar al mástil como Ulises y taparse los oídos para no escucharla. Ella podía hacer que uno se olvidara de sí mismo".

March 23, 2017





BOB DYLAN ABOUT JOAN BAEZ: “She was an enchantress


Bob Dylan on listening to Joan Baez:
Baez almost certainly served as Dylan’s muse, and the two shared the type of love affair that tabloids like the Daily Mail still write about. “I feel very bad about it,” Dylan once said, according to the Toronto Star. “I was sorry to see our relationship end.” Part of his attraction to her, it seems, was her voice. As he explained in the interview:

“She was something else, almost too much to take. Her voice was like that of a siren from off some Greek island. Just the sound of it could put you into a spell. She was an enchantress. You’d have to get yourself strapped to the mast like Odysseus and plug up your ears so you wouldn’t hear her. She’d make you forget who you were.”
March 23, 2017








In the road with Bob Dylan, Joan Baez and The Rolling Thunder Reveu




"Joan and Bob are doing a duet. I forget the name of it, it's one of his old tunes. She's really moving. I mean dancing. She starts doing the Charleston and the audience is digging it and we're digging it. Dylan though, he's plunking his guitar, moving his eyes around quick, like he does, looking at Joanie, looking at us, looking at the audience. Like, 'What the hell is she doing that's going over so damn big?' It's over, and Joan walks offstage, grinning, sees a friend in the wings, and says to him, 'You won't be hearing that number again from this little old duo on this tour.' And laughs because neither the friends nor the others standing there can figure out what she's talking about. But she's right. Bob's never called for that tune since. He couldn't stand the competition. Big as he is, in some ways he's still a kid scrabbling for his turf."

"Not true," says Joan Baez of the kid characterization. "Or, not as true as it used to be." She had once described Dylan as "a huge ego bubble, frantic and lost, so wrapped up in ego, he couldn't have seen more than four feet in front of him." But now, "Bob has learned how to share," Joan told me one night after a three-and-a-half-hour show in Waterbury, Connecticut, at an old rococo movie theater that reminded me of Depression nights as a boy when we would go to just such a place to feel good anyhow and come home with some dishes besides. No dishes this time, but the most mellow feelings I've had from a concert since the Duke Ellington band on an exceptionally good night. The kicks were from the genuine mutual grooving of the music makers; but it was Dylan, as shaper of the thunder, who was responsible for lifting the audience and keeping it gliding.
(....)
All the way up front, Joan Baez and, as she calls him, The Kid. Her voice has lowered and so the bodiless sound of medieval caroling in a cathedral is also gone. But now there is more warmth and flesh and survivor's humor ("Love is a pain in the ass"); and still that surging vibrato which is so strong that when Joan sings a cappella, the vibrato becomes her rolling rhythm section.

January 15, 1976










En el camino con Bob Dylan, Joan Baez y The Rolling Thunder Revue

15 de Enero de 1976

















































Joan como Dylan











































Joan como Dylan