la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








El escritor José Pulido recibirá merecido homenaje durante todo 2015 que comienza con la publicación de su nueva novela "Ponzoña de paisaje", que se presentará el próximo 18 de abril







El  homenaje al talentoso escritor, poeta y periodista organizado por  Negro sobre Blanco Grupo Editorial  incluye una serie de conversatorios, encuentros y recitales.





"El lirismo del lenguaje tiene una eficacia impresionante.

 Por debajo de las astucias estéticas y narrativas está nuestro dialecto, 

esa forma tan nuestra de decir las cosas” Héctor González 




Este sábado 18 de abril, a las 4:00 de la tarde, en la Librería Lugar Común de Caracas se estará presentando la más reciente novela del talentoso escritor, poeta  y periodista José Pulido, "Premio Municipal de Literatura, Mención Poesía" (2000)titulada Ponzoña de paisaje, dando así inicio al merecido homenaje al escritor que la editorial Negro sobre Blanco Grupo Editorial preparó para todo este 2015.


Manuel Romero, el empresario; Toñito "Verdigalla" Dávila, el conservacionista; el poeta Gorby Carreño, Ernesto Valdano, El Uniguerrilla, las combatientes, Estelfina y Claudia, la señora Marlovia, la camarera; y Ezequielito son algunos de los personajes que habitan las páginas de esta novela, y que con sus deseos, sus sueños, sus ideales y frustraciones van tejiendo una trama que revela la sutil y sublime interconexión de cada uno de los actos del ser humano.

José Pulido tiene una larga, destacada y premiada trayectoria como periodista, narrador y poeta . Como periodista dirigió las páginas culturales de los diarios El Nacional, El Diario de Caracas y El Universal y es miembro fundador de los Suplementos Bajo Palabra y El otro cuerpo.
En narrativa ha publicado Pelo Blanco, Una mazurkita en La Mayor (novela premio Otero Silva, de Planeta, 1989), Vuelve al lugar que se te ha señalado (cuentos), Los Mágicos (novela, Monte Avila, 1999), La canción del ciempiés (novela, Alfadil, 2004), La sal de la tierra (entrevistas, Banco Central de Venezuela, 2004), El bululú de las Ninfas (novela, Editorial Alfa, Colección Orinoco, 2007), Dudamel, la sinfonía del barrio  ( Libros de El Nacional 2011),  El requetemuerto (novela, Ediciones B, 2012), Los héroes son villanos tímidos (cuentos 2013 Otero Ediciones).
Como poeta ha publicado los libros: Esto,(García Hijos, editores, 1971,  Paralelo Lelo, (García Hijos, editores (1971),  Peregrino de vidrieras (2001), Duermevela (2004).
Será una buena tarde la de este sábado 18 de abril para los lectores, ya que la nueva novela de José Pulido será presentado por el  escritor Eduardo Liendo.

Editada por Negro sobre Blanco Grupo Editorial, la novela narra en ciento cincuenta y dos páginas los conflictos y las vivencias que se desarrollan en una frontera venezolana imaginaria, pero que refleja con marcado acento la realidad.

El escritor Héctor González, en la contraportada del libro, explica que: “El lirismo del lenguaje tiene una eficacia impresionante. Por debajo de las astucias estéticas y narrativas está nuestro dialecto, esa forma tan nuestra de decir las cosas”.

Richard Sabogal, director General de Negro Sobre Blanco, ha señalado que durante todo el año 2015 se realizarán diversas actividades en honor a José Pulido, periodista, narrador y poeta, además del V Concurso Por una Venezuela Literaria, que premiará libros de poesía, cuentos y novela, y cuyas bases se pueden consultar en la página www.negrosobreblanco.com.

Este homenaje comienza con la publicación de la novela Ponzoña de paisaje, y continuará con una serie de actividades que incluyen conversatorios, encuentros y recitales.

La cita, imperdible,  es en la Librería Lugar Común, avenida Francisco de Miranda, Edificio Humboldt, diagonal a la Plaza Altamira, teléfono, 0212-2616716, este sábado 18 de abril, a las 4:00 de la tarde.


Más sobre la obra del escritor en: José Pulido





Poeta, narrador, periodista. Nació en 1945, en Villa de Cura, estado Aragua, Venezuela. Dirigió las páginas de arte de El Nacional (1981-1988), El Diario de Caracas (1991-1995) y El Universal (1996-98).
Miembro fundador de los suplementos Bajo Palabra (1995)  y El otro cuerpo (1997-1998). Jefe de redacción, bajo la dirección de Salvador Garmendia, de la revista cultural Imagen (1994-1996).

Le fue otorgado el Premio Municipal de Literatura, Mención Poesía, año 2000, por su poemario Los Poseídos.


Ha publicado los poemarios: 
Esto, (García Hijos, editores,1971). 
Paralelo Lelo (García Hijos, editores,1971). 
Peregrino de vidrieras (2001)
Duermevela (2004). 

Es coautor de los poemarios: 
Linajes(1994).
Vecindario (1994). 
Cortejos (1995).
 Invocaciones (1996, Ediciones Pavilo)


Fue editado en la Antología del Círculo Metropolitano de Poesía de Caracas, publicada por el Centro de Estudios Ibéricos y Americanos de Salamanca “Federico de Onís-Miguel Torga” en 2005, Los Poseídos, (poemario, ediciones Pavilo) (1999).

La Academia de la Historia publicó el libro de entrevistas: Muro de confesiones (1985).

Ha publicado en narrativa: 

Pelo Blanco  (novela), Editorial Planeta.(1987). 
Una mazurkita en La Mayor (novela premio Otero Silva, de Planeta, 1989). 
Vuelve al lugar que se te ha señalado (cuentos). Ediciones Contraloría General de la República. (Un cuento de este libro fue publicado en Narrativa venezolana attuale, Bulzoni Editore, Roma) (1995). 
Los Mágicos (novela, Monte Avila(1999). 
La canción del ciempiés (novela, Alfadil) (2004). 
La sal de la tierra (entrevistas, Banco Central de Venezuela, 2004). 
El bululú de las Ninfas (Novela, Editorial Alfa, Colección Orinoco, 2007) 
Dudamel, la sinfonía del barrio, Libros de El Nacional. Caracas. 2011. 
El requetemuerto (novela, Ediciones B, Caracas 2012). 
Los héroes son villanos tímidos (cuentos. Otero Ediciones, Caracas 2013). 

Forma parte de la Antología en homenaje a Miguel de Unamuno, XV Encuentro de Poetas Iberoamericanos, Salamanca 2012. 








"Clásicos del Teatro Venezolano" de Leonardo Azparren Giménez / E.A.Moreno Uribe



Luis Xavier Luján, presidente de la Junta Directiva de Banesco Seguros; Leonardo Azparren Giménez; Juan Carlos Escotet Rodríguez, presidente de Banesco Internacional, y la dramaturga Elisa Lerner.





Leonardo  Azparren Giménez (Barquisimeto, 1941), sin autobombos ni prensa tarifada, prosigue trabajando y mostrando lo que hace para el bien de la historia cultural de país. Recientemente  presentó o bautizó su libro Clásicos del teatro venezolano, el cual contiene o compila 44 piezas teatrales escritas por 44 venezolanos a lo largo de tres siglos; son 2.600 páginas en tres tomos. 

Clásicos del teatro venezolano, otra  publicación de la editorial Bid &Co, auspiciada por Seguros Banesco, incluye un estudio de Azparren Giménez sobre el panorama histórico de la dramaturgia venezolana en correlación con la sociedad venezolana. “Las obras están organizadas en tres grupos, correspondientes a tres períodos históricos: a) la constitución del teatro nacional (1817-1908); b) la primera modernidad (1909-1958); y la segunda modernidad (1958-2011). De esta manera el lector, en especial los profesores y alumnos de literatura y teatro, por primera vez tendrán una visión panorámica e histórica completa de la dramaturgia venezolana”, ha dicho el investigador.


Para escoger las obras se tomó en consideración la evolución de la dramaturgia venezolana en correlación con el devenir de Venezuela y su sociedad a través de dos siglos, para de esta manera comprender la presencia perenne del teatro en la vida social y cultural nacional. Por eso, la selección cubre todos los períodos y circunstancias históricas venezolanas.


DESDE LA INDEPENDENCIA AL SIGLO XXI 

“Las obras ponen en evidencia, en primer lugar, la presencia del teatro desde los albores de la Independencia y comienzos de la república. Desde su punto de vista y su visión del ser humano y de la sociedad, cada autor representa situaciones, personajes y temas correlacionados con la vida del venezolano para presentarle una representación de sus sistemas de valores y creencias. También para testimoniar aquellos momentos de ruptura en los procesos sociales nacionales”, acotó. A juicio de Azparren Giménez, “las obras del pasado dialogan con el espectador contemporáneo mediante la confrontación de temas, situaciones y valores y creencias que pueden perdurar a través del tiempo. Por eso son clásicos, por su capacidad para trascender sus épocas y ser percibidos contemporáneos del espectador” 

Clásicos del teatro venezolano   no es  una antología canónica pero sí justa con los 44 escritores que ahí están. No aspira constituirse en un canon del teatro nacional, puntualiza Azparren Giménez. Presenta  un panorama histórico de nuestra dramaturgia desde la constitución del teatro nacional a comienzos del siglo XIX, que permita comprender cómo fue construyéndose el imaginario dramático de lo que somos. 


CESAR RENGIFO

 Considera Azparren Giménez que  César Rengifo, uno de los presentes en la publicación,  es un dramaturgo importantísimo y tiene una amplia obra. Junto a Román Chalbaud, Isaac Chocrón, José Ignacio Cabrujas  y Rodolfo Santana, es uno los grandes puntales del teatro moderno venezolano de la segunda mitad del siglo XX.

Eligió para la antología la pieza   Las torres y el viento   de Rengifo, porque “la escribió en 1969, como culminación y síntesis de los grandes temas que le preocuparon: la historia y el petróleo en esa saga. Su propósito fue integrarlos en una sola fábula. Es un texto ejemplar del nuevo teatro venezolano por su lenguaje experimental y su compromiso. Última de la tetralogía sobre el petróleo, escrita durante más de una década, su acción entre 1914 y la actualidad es doblemente imaginaria. El personaje central, el Visitante, llega herido y en estado agónico a una posada abandonada, pretexto mediante el cual Rengifo reconstruye la historia del lugar, metáfora de la historia nacional, en la que la explotación de los indios en el pasado colonial y la explotación petrolera actual son una misma historia de sumisión y depredación. La acción va al pasado y regresa una y otra vez, hasta que al final el espectador sabe que el Visitante es un correo de las guerrillas. Este elemento de la intriga sirve para articular la significación de la fábula, una revisión de la historia venezolana desde la época de la Colonia hasta el presente. La intriga se articula gracias a la situación onírica y febril del Visitante. Las situaciones del pasado no son recuerdos suyos porque no fueron vividas por él; es decir, son un artificio estratégico del discurso de Rengifo  para hacer inteligible su propósito ideológico y político, además de mostrar su madurez discursiva en el empleo de una estructura dramática abierta".

IMPORTANTE LEGADO

 Los tres tomos de  Clásicos del teatro venezolano reúnen a 44 autores y sus respectivas obras elegidas: 
Gaspar Marcano (El encuentro del español Pablo Cabrera con el patriota Francisco Machuca en las alturas de Matasiete, 1817). 
Domingo Navas Spínola (Virginia, 1824).
Rafael Agostini (Cora o los hijos del Sol, 1837). 
Pedro Pablo del Castillo (El fanatismo druida o la sacerdotisa, 1839). 
Heraclio Martín de la Guardia (Luisa Lavellière, 1853). 
Eloy Escobar (Nicolás Rienzi, 1862). 
Nicanor Bolet Peraza (A falta de pan, buenas son tortas, 1873). 
Eduardo Blanco (Lionfort, 1879). 
Aníbal Dominici (La honra de la mujer, 1880). 
Adolfo Briceño Picón (Ambrosio Alfinger, 1887). 
José Ignacio Lares (El recluta, 1896). 
Salustio González Rincones (Las sombras, 1909). 
Rómulo Gallegos (El motor, 1910). 
Enrique Planchart (La república de Caín, 1913-1915). 
Leopoldo Ayala Michelena (La taquilla, 1922). 
Pablo Domínguez (Tremedal, 1933). 
Andrés Eloy Blanco (Abigail, 1937).
Luis Peraza (El hombre que se fue ,1938). 
Rafael Guinand (Yo también soy candidato, 1939). 
Julián Padrón (Fogata, 1939). 
Ramón Díaz Sánchez (La casa, 1945). 
Aquiles Certad (La serpiente sobre la alfombra, 1951). 
Pedro César Dominici (Amor rojo 1951). 
Elizabeth Schön (Intervalo, 1956). 
Ida Gramcko (La rubiera, 1958).
Arturo Úslar Pietri (El dios invisible, 1958). 
Elisa Lerner (En el vasto silencio de Manhattan, 1963-1964). 
Román Chalbaud (Los ángeles terribles, 1967). 
Alejandro Lasser (La cueva, 1967). 
César Rengifo (Las torres y el viento, 1969). 
Mariela Romero (El juego, 1976). 
Edilio Peña (Los pájaros se van con la muerte, 1977). 
Gilberto Pinto (Los fantasmas de Tulemón, 1979).
José Gabriel Núñez (Madame Pompinette, 1980). 
Ugo Ulive (Prueba de fuego, 1981). 
Néstor Caballero (Con una pequeña ayuda de mis amigos, 1983). 
José Ignacio Cabrujas (El americano ilustrado, 1986). 
Xiomara Moreno (El último piso de Babilonia, 1992). 
Isaac Chocrón (Escrito y sellado, 1993).
Gustavo Ott (Comegato, 1995). 
Elio Palencia (Arráncame la vida, 1995). 
Carlos Sánchez Delgado (Su excelencia Otelo-Páez, 2001). 
Rodolfo Santana (El asesinato múltiple como diversión pública, 2011).

E.A.Moreno Uribe
El Espectador venezolano
Fuente: EEV







Leonardo Azparren Giménez

Nació en Barquisimeto; licenciado en Filosofía y magíster en Teatro Latinoamericano de la Universidad Central de Venezuela; profesor titular en su Escuela de Artes y coordinador de su maestría en Teatro Latinoamericano; individuo de número de la Academia Venezolana de la Lengua y correspondiente de la Real Española; Premio Armando Discépolo de investigación teatral de la Universidad de Buenos Aires; ex presidente de la editorial Monte Ávila y de la Fundación Teresa Carreño; miembro del servicio diplomático venezolano (1971-1991). Crítico de teatro en los principales medios impresos nacionales y colaborador de revistas especializadas en Estados Unidos, España, Cuba, Francia y Argentina; especialista en teatro griego y teatro venezolano. Entre sus publicaciones destacan: Teatro en crisis (Fundarte, 1987), La polis en el teatro de Esquilo (Monte Ávila, 1993), Documentos para la historia del teatro en Venezuela siglos XVI, XVII y XVIII (Monte Ávila, 1996), Teatro girego hoy y siempre (UCV, 2001), El realismo en el nuevo teatro venezolano (UCV, 2002), Sófocles: el espectáculo de la soledad (Monte Ávila, 2004), Estudios sobre teatro venezolano (UCV, 2006), Lecturas del teatro venezolano (AVL, 2011)...



Mujeres inventores: telecomunicaciones, software de computadoras, transmisión inalámbrica, circuito cerrado de televisión, calefacción de automoviles y calefacción solar, ¡cerveza!...






Las Mujeres y sus inventos


1. Telecomunicación moderna

La física teórica Shirley Jackson fue la primera mujer negra en recibir un doctorado de MIT, en 1973. Trabajando para los Laboratorios Bell, desarrolló un par de aparatos de telecomunicación tales como el fax portátil, el teléfono con sistema de marcado por tonos, células solares, cables de fibra óptica -la razón por la que puedes escuchar claramente a una persona que se encuentra a kilómetros de distancia- y la tecnología detrás de la identificación de llamadas y llamada en espera. Una cosa poca.


2. Software de computadoras

La doctora Grace Murray Hopper, contraalmirante de la marina de Estados Unidos, fue también una científica de computación que desarrolló una cosita llamada COBOL: el primer software con interfaz de usuario. Además, también fue la primera persona en emplear el término "bug" para describir una irregularidad en un sistema de computación. Esto, después de descubrir que una polilla había causado estragos en su computadora personal.




3. El algoritmo de las computadoras

Ada Lovelace, cuyo padre era el famoso poeta Lord Byron, fue incentivada por su madre desde una edad muy temprana a convertirse en una campeona de las matemáticas. Lovelace trabajó con Charles Babbage en la Universidad de Londres, involucrándose en sus planes para la creación de un "motor analítico" -dígase, computadora muy, muy vieja- y desarrollando una forma de programar la máquina con algoritmos matemáticos. Esencialmente, esto la transforma en la primera "programadora de computadoras".




4. Tecnología de transmisión inalámbrica

La invención de Hedy Lamarr, un sistema de comunicación secreta para torpedos radio-controlados, fue desarrollada durante la Segunda Guerra Mundial y sentó las bases para el Wi-Fi y el GPS actuales. Además, era una famosa actriz.




5. Circuito cerrado de televisión

El sistema de Marie Van Brittan Brown para circuito de televisión cerrado, patentado en 1969, fue pensado para que la gente pudiera asegurar su propio bienestar. Esto, debido a la lentitud con la que la policía respondía -responde- las llamadas de auxilio en su barrio newyorkino. Su invención sentó las bases para los CCTV modernos, los que actualmente son utilizados por la policía y también de forma particular.



6. Kevlar


La química Stephanie Kwolek inventó la súper-resistente fibra de kevlar, usada para la fabricación de chalecos antibalas. La invención de Kwolek es cinco veces más fuerte que el acero y tiene alrededor de 200 usos alternativos.



7. Calefacción para autos

La primera calefacción para automóviles, que re-dirigía aire desde el motor para calentar los entumecidos pies de los motoristas aristocráticos del siglo XIX, fue inventada por Margaret A. Wilcox en 1893.





8. Escaleras para incendios

Este aparato, vital tanto para la seguridad pública como para los hábitos de los fumadores de todo el mundo, fue inventado en 1887 por Anna 
Connelly.




9. Bote salvavidas

Un día, ahí por 1882, Maria Beasely miró hacia el mar y pensó: "Como que la gente debería dejar de morirse en accidentes de transporte". Y entonces, inventó los botes salvavidas. Beasely también ideó una máquina para construir barriles que terminó por hacerla rica.



10. Calefacción solar doméstica

Física y pionera de la energía solar, la doctora Maria Telkes unió fuerzas con una dama igualmente genial, la arquitecta Eleanor Raymond, para construir la primera casa temperada únicamente a través de energía solar en 1947.




11. Calefacción central

Cada vez que te sientas agradecido de que no tienes que enfrentar el crudo invierno desarmado, piensa en Alice Parker. Ella inventó un sistema de calefacción central a base de gas natural en 1919. Mientras que su diseño propio del aparato no llegó a ser construido, fue la primera vez que se concibió el uso de este combustible para uso personal. El hecho inspiró la calefacción central del futuro.



12. La jeringa médica

Oh, las maravillas de la medicina moderna. En 1899, Leticia Geer inventó una jeringa médica que podía ser utilizada con una sola mano. Recuérdala la próxima vez que recibas una inyección.



13. El refrigerador eléctrico moderno

Florence Parpart inventó el refrigerador eléctrico moderno en 1914. En 1900, Parpart también recibió una patente por mejorar la tecnología usada en la máquina de barrido industrial, la cual vendió a otras ciudades de los Estados Unidos, porque era increíblemente genial.




14. Cerveza

¿Estás disfrutando de una deliciosa y súper masculina cerveza? Pues adivina, es un trago completamente femenino. La historiadora Jane Peyton afirma que las mujeres de la Antigua Mesopotamia fueron las primeras en desarrollar, vender e incluso beber cerveza. Aunque puede ser difícil especificar una responsable con nombre y apellido, es seguro decir que las mujeres de la antigüedad estaban, con toda seguridad, fermentando algún tipo de bebida. Así que la próxima vez que alces un vaso, haz un brindis en honor a Ninkasi, la diosa sumeria de la cerveza y su fabricación.



15. Máquina de helado

Nancy Johnson inventó el congelador de helado en 1843, patentando un diseño que sigue siendo utilizado hasta nuestros días aún después del auge de las máquinas de helado eléctricas. Gracias, Nancy Johnson. Muchas gracias.



16. Lavavajillas

Salvando matrimonios desde hace un siglo y medio, el lavavajillas fue inventado por Josephine Cochrane en 1887. Promocionó su invento a dueños de hoteles, para lo cual se reunió -escandalosamente- con los interesados sin la presencia de su esposo, padre o hijo como escoltas. Eventualmente, abrió su propia fábrica.


17. Monopoly

Uno de los juegos de tablero más famoso de todos los tiempos, responsable por horas de entretenimiento familiar y/o devastadoras discusiones, fue inventado por Elizabet Magie en 1904 bajo el título original de "El Juego del Patrón". El juego de Magie era una crítica a las injusticias del capitalismo sin restricciones, haciendo aún más ridículo el hecho de que fuera copiado por Charles Darrow treinta años más tarde, quien se lo vendió a la compañía Parker Brothers. Eventualmente, dicha empresa localizó a Magie tiempo después y le pagó 500 dólares por sus inconvenientes.


18. Bolsa de papel

Margaret Knight recibió su patente por una "máquina que procesaba bolsas de papel con fondo cuadrado" en 1971, luego de una extensa batalla legal con su compañero mecánico, Charles Anan, quien intentó robar su trabajo argumentando que una invención así de brillante no podría haber sido ideada por una "niña". Afortunadamente, dicho caballero ha sido olvidado por la Historia. Además, cuando Knight tenía doce años de edad, inventó un dispositivo de seguridad para los molinos de algodón que sigue siendo usado hasta hoy.


Fuente: Dypia

"Talking to Carlos Gimenez, Creator of the Rajatabla in Caracas" by Glenn Loney,New Theatre Quarterly, Cambridge University Press, August 1986










Research Article


Abstract


Knowledge of the theatre of South America tends to be shamefully scanty in the English-speaking world: yet the forces of rapid political change, both revolutionary and repressive, often provoke innovative theatrical responses. NTQ intends to pursue the study of theatre in this huge continent. The following interview was conducted by Glenn Loney with the young director Carlos Gimenez – a refugee from Argentina presently working with his Rajatabla troupe in Caracas, Venezuela – whose production of Bolivar was brought to the Public Theatre in New York last summer, with a return visit planned to include The Death of Garcia Lorca, both discussed in the following conversation. Glenn Loney is a widely published American drama critic, teacher, and writer, presently teaching on the doctoral theatre programme of the City University of New York, and working on the American volume in the Documents of Theatre History series for publication by Cambridge University Press.


Glenn Loney (1986).
Talking to Carlos Gimenez, Creator of the Rajatabla in Caracas. 
New Theatre Quarterly, 2, pp 243-249
Cambridge University Press


Buy This Article (Compra este artículo)   $30.00 / £20.00
Rent This Article Now for 24 Hours: (Alquila este artículo por 24 horas): $5.99 / £3.99 / €4.49


Original source:   Cambridge University Press


Thank you to Cambridge University Press for the permission to post this article. And special thanks to Linda Nicol  (Permissions Manager, Cambridge University Press, University Printing House)

Gracias a  Cambridge University Press por permitirnos publicar esta sinopsis de la entrevista y un agradecimiento especial a Linda Nicol, Permissions Manager de  Cambridge University Press,