la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








“Y estamos marchando todavía en las calles

Con pequeñas victorias y grandes fracasos

Pero hay alegría y hay esperanza

Y hay un lugar para ti”

Joan Báez





PARO INTERNACIONAL DE MUJERES: 8 DE MARZO DE 2017

"Si..." de CLAUDIA PATRICIA LOPEZ OSORNIO / Ed. Escritoras Unidas & Cía. Editoras, febrero 2017






Lee el libro gratis haciendo clic abajo:


 




PRÓLOGO

La autora refleja en cada obra un popurrí de colores y trazos geométricos que nos hablan de sueños inconclusos, calles a medio cruzar, ventanas que se abren,  que nos marcan al observar los detalles milimétricos, esmerados y pulcros en la marginalidad de los neutros, los profundos, los cálidos.

Todos ellos nos embelesan junto a cada paso que trazamos para internarnos en las pausas, las otras miradas y todo aquello con lo cual ella silenciosamente nos traslada y sumerge en su creatividad de los días grises, los soles o la lluvia de estaciones paganas.

Logra con su pintura dejarnos pensativos o esbozar una sonrisa cómplice ante la creación de cada una de sus obras, obras en las cuales percibimos los destellos y umbrías de un pasado reciente y un presente onírico.

Le agradecemos su legado que nos permite saltar dos trazos de Rayuela y llegar al Cielo.


Beatriz Iriart
Poeta
City Bell
13-02-2017

 





Contra la Violencia Machista y por Igualdad de Derechos: huelga internacional de mujeres convocadas por "Ni una Menos" / Fuentes: "Ni Una Menos"; Brenda Struminger, La Nación; Mariana Carbajal, Página 12, Buenos Aires, 23 -24 de enero de 2017





«Dediquemos una financiación sólida, una valiente labor de promoción y una férrea voluntad política a alcanzar la igualdad de género en todo el mundo. No hay ninguna otra mayor inversión en nuestro futuro común.» — Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas


Llamamiento al Paro Internacional de Mujeres – 8 de marzo 2017
Este 8 de marzo la tierra tiembla. Las mujeres del mundo nos unimos y organizamos una medida de fuerza y un grito común: Paro Internacional de Mujeres. Nosotras Paramos. Hacemos huelga, nos organizamos y nos encontramos entre nosotras. Ponemos en práctica el mundo en el que queremos vivir.
Paramos para denunciar:
Que el capital explota nuestras economías informales, precarias e intermitentes.
Que los Estados nacionales y el mercado nos explotan cuando nos endeudan.
Que los Estados criminalizan nuestros movimientos migratorios.
Que cobramos menos que los varones y que la brecha salarial llega, en promedio, al 27%.
Que no se reconoce que las tareas domésticas y de cuidado son trabajo que no se remunera y suma, al menos, tres horas más a nuestras jornadas laborales.
Que estas violencias económicas aumentan nuestra vulnerabilidad frente a la violencia machista, cuyo extremo más aberrante son los femicidios.
Paramos para reclamar el derecho al aborto libre y para que no se obligue a ninguna niña a la maternidad.
Paramos para hacer visible que mientras las tareas de cuidado no sean una responsabilidad de toda la sociedad nos vemos obligadas a reproducir la explotación clasista y colonial entre mujeres. Para salir a trabajar dependemos de otras mujeres. Para migrar dependemos de otras mujeres.
Paramos para valorizar el trabajo invisibilizado que hacemos, que construye red, apoyo y estrategias vitales en contextos difíciles y de crisis.
Paramos porque nos faltan las víctimas de femicidio, voces que se apagan violentamente al ritmo escalofriante de una por día sólo en la Argentina. 
Nos faltan las lesbianas y travestis asesinadas por crímenes de odio.
Nos faltan las presas políticas, las perseguidas, las asesinadas en nuestro territorio latinoamericano por defender la tierra y sus recursos. 
Nos faltan las mujeres encarceladas por delitos menores que criminalizan formas de supervivencia, mientras los crímenes de las corporaciones y el narcotráfico quedan impunes porque benefician al capital. 
Nos faltan las muertas y las presas por abortos inseguros.
Nos faltan las desaparecidas.
Frente a los hogares que se convierten en infiernos, nos organizamos para defendernos y cuidarnos entre nosotras.
Frente al crimen machista y su pedagogía de la crueldad, frente al intento de los medios de comunicación de victimizarnos y aterrorizarnos, hacemos del duelo individual consuelo colectivo, y de la rabia lucha compartida. Frente a la crueldad, más feminismo.
Nos apropiamos de la herramienta del paro porque nuestras demandas son urgentes. Hacemos del paro de mujeres una medida amplia y actualizada, capaz de cobijar a las ocupadas y desocupadas, a las asalariadas y a las que cobran subsidios, a las cuentapropistas y a las estudiantes, porque todas somos trabajadoras. Nosotras paramos.
Nos organizamos contra el confinamiento doméstico, contra la maternidad obligatoria y contra la competencia entre mujeres, todas formas impulsadas por el mercado y el modelo de familia patriarcal.
Nos organizamos en todas partes: en las casas, en las calles, en los trabajos, en las escuelas, en las ferias, en los barrios. La fuerza de nuestro movimiento está en los lazos que creamos entre nosotras.
Nos organizamos para cambiarlo todo.
Tejemos un nuevo internacionalismo. Desde las situaciones concretas en las que estamos interpretamos la coyuntura.
Vemos que frente al giro neo-conservador, en la región y el mundo, el movimiento de mujeres emerge como potencia de alternativa.
Que la nueva “caza de brujas” que ahora persigue lo que nombra como “ideología de género” intenta justamente combatir y neutralizar nuestra fuerza y quebrar nuestra voluntad. 
Frente a los despojos múltiples, las expropiaciones, y las guerras contemporáneas que tienen a la tierra y al cuerpo de las mujeres como territorios predilectos de conquista, nosotras nos acuerpamos política y espiritualmente.
Porque #VivasYLibresNosQueremos nos arriesgamos en alianzas insólitas.
Porque nos apropiamos del tiempo y construimos disponibilidad para nosotras, hacemos del estar juntas alivio y conversación entre aliadas, de las asambleas manifestaciones, de las manifestaciones una fiesta, de la fiesta un futuro común. 
Porque #EstamosParaNosotras, este 8 de marzo es el primer día de nuestra nueva vida. 
Porque #NosMueveElDeseo, 2017 es el tiempo de nuestra revolución. 
#NiUnaMenos #VivasNosQueremos

Ni una Menos (Argentina) Facebook   / Página Oficial  
Vivas Nos Queremos (México): Facebook 
Ni una Menos (Perú): Facebook 
Ni una Menos (Brasil): Facebook 
Women´s MarchPagina oficial
Marcha de las Mujeres: En español



Juan Minujin, Maitena y Erica Rivas. Fuente: Ni una Menos


Facundo Arana. Fuente: Ni una Menos
Mariana Fabbiani. Fuente: Ni una Menos


Julieta Ortega. Fuente: Ni una Menos

Ni Una Menos prepara un paro internacional por los derechos de las mujeres


La última marcha de mujeres fue en octubre. Foto: Archivo / Mauro V. Rizzi

Será el 8 de marzo e incluirá una movilización; varios países europeos y de América latina también harán protestas: Alemania, Brasil, Chile, Corea del Sur, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Escocia, Honduras, Irlanda del Norte, República de Irlanda, Israel, Italia, México, Nicaragua, Perú, Polonia, Rusia, Suecia, Turquía y Uruguay.




Después de tres masivas marchas, una huelga de mujeres y la presentación del Índice de Violencia Machista, el futuro inmediato del colectivo Ni Una Menos se dirige a la realización de un paro internacional de mujeres, a la expansión de la iniciativa a otros países y a la profundización de las acciones contra los femicidios y por la igualdad de género.

Desde que surgió, en 2015, su consigna contra los asesinatos de mujeres se expandió por todo el país. Ni Una Menos fue apropiado por los distintos niveles de gobierno, por grupos feministas locales y extranjeros, sindicatos y agrupaciones políticas y sociales. La imagen que identifica al colectivo está presente en carteles en dependencias del Estado como en casas particulares, comercios y avatares de redes sociales.
También traspasó las fronteras. Ahora hay Ni Una Menos en países como Perú y Brasil. En México se creó el año pasado por redes sociales un grupo similar a partir de una marcha, llamado Vivas Nos Queremos. Poco después, Ni Una Menos incorporó esa frase como parte de su nombre, como señal de solidaridad con ese país, donde hubo siete femicidios por día entre 2013 y 2014. En la Argentina, en 2016 hubo un femicidio diario.


Dady Brieva. Fuente: Ni una Menos


PARO DE MUJERES

Las mujeres que originaron Ni Una Menos, en su mayor parte periodistas y escritoras, se reúnen semanalmente para debatir y organizar acciones. La más reciente fue el lanzamiento de la campaña #EstamosParaNosotras a través de las redes sociales, que promueve el uso de una cinta negra ("como color de luto y lucha") para transmitir apoyo entre mujeres.

Días atrás se sumaron a la convocatoria de grupos feministas norteamericanos para manifestarse contra las expresiones discriminatorias del flamante presidente Donald Trump, a horas de su llegada a la Casa Blanca.


Ver imagen en Twitter

Nuestra compañera @LaGall está en Chicago. Trenes repletos camino a la  






La próxima iniciativa del grupo es un paro internacional, el 8 de marzo, cuando se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Por ahora lo organizan en sintonía con grupos feministas de Alemania, Brasil, Chile, Corea del Sur, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Escocia, Honduras, Irlanda del Norte, República de Irlanda, Israel, Italia, México, Nicaragua, Perú, Polonia, Rusia, Suecia, Turquía y Uruguay.


En Buenos Aires, como el año pasado, el paro está convocado entre las 13 y las 14. A las 17, habrá una marcha del Congreso a la Plaza de Mayo. Los detalles pueden consultarse en el Facebook y la página web de las organizadoras, donde los contenidos están en español y en inglés.



Ver imagen en Twitter

El primer paso en este camino al paro internacional de mujeres.
El 8 de marzo la tierra tiembla 

"El paro de 2015 tuvo repercusiones en otros países. Desde entonces empezamos a articular más fuerte la actividad internacional. Primero con América latina, después con países de Europa", contó a LA NACION la periodista Florencia Alcaraz, que el año pasado viajó a La Paz para tender lazos y concertar acciones con Ni Una Menos Perú.
El paro internacional apunta contra la violencia y contra la desigualdad económica entre hombres y mujeres. Así lo resume la periodista Marta Dillon: "El paro es la visibilización de todas las horas que las mujeres trabajamos sin que nos paguen. Sabemos que nuestras jornadas laborales son tres horas más largas porque las tareas de cuidado se suman como segunda o tercera jornada. Además, la brecha salarial está en el 30%. Vamos a parar las horas que no nos pagan para reflexionar sobre esa desigualdad estructural".





 "Cuando se inicia un camino, lo peor es quedarse en la mitad", agregó la periodista Luciana Peker, una "colaboradora" de Ni Una Menos. "Cuando las mujeres denuncian, la violencia crece. El que antes les pegaba quiere matarlas. El ensañamiento crece. Entonces la protección del Estado tiene que crecer", dijo a LA NACION.

Mónica Cahen d'Anvers. Fuente: Ni una Menos




"Lo que veo con mi trabajo como periodista de género es que hubo un aumento de la crueldad a partir de las denuncias de la primera marcha. A esto no se responde volviéndose a esconder, sino protegiendo más a las mujeres, con un movimiento más fuerte. Por eso se prepara un gran paro internacional. En la mitad del camino es donde las mujeres más riesgo corren", dijo.
En 2017, Ni Una Menos también buscará introducir en la agenda pública los tipos de violencia de género menos conocidos (con respecto a los golpes o los femicidios), pero más frecuentes: la violencia simbólica, sexual, obstétrica, institucional, entre otras, tipificadas en la ley de prevención integral de la violencia contra la mujer.
Las activistas creen que después de la primer marcha de Ni Una Menos, es decir, durante el último año de gobierno del Frente para la Victoria (FPV) y el primero de Cambiemos, la situación de las mujeres en la Argentina no mejoró. "Nuestra agenda sigue siendo la misma que en 2015. Esto es lamentable", lanza Alcaraz.

"Seguimos reclamando el patrocinio jurídico gratuito para mujeres víctimas de violencia de género, que se transformó en ley, pero no es una realidad; se decía que iba a haber pulseras electrónicas para controlar a los agresores y por ahora es sólo una prueba piloto que se hace en unas pocas provincias, no es un plan federal. Además, creemos que el presupuesto que tiene asignado el Consejo Nacional de las Mujeres no es suficiente y la ley de educación sexual integral que pedíamos se cumpliera en 2015 sigue intacta".
“MICROMILITANCIA”






Mirtha Legrand. Fuente: Ni una Menos

Varias de las integrantes del colectivo original, aunque no participan de los encuentros organizativos, aportan al movimiento a través de sus acciones individuales. Se trata de las periodistas Marcela Ojeda, Ingrid Beck y Ana Correa, entre otras, que trabajan como periodistas en distintos medios, gráficos, televisivos, radiales, online, y en las redes sociales.
"No somos una ONG ni una Sociedad Civil, orgánicamente no tenemos nada definido. Pero si mañana falla alguna línea de ayuda a las víctimas, o sucede algo que conmueve, decimos que hay que salir y salimos. Mientras tanto, individualmente, cada una tiene sus lugares de laburo, su micromilitancia", dijo a LA NACION Ojeda, que conduce, junto a Valeria Sampedro el único programa de género de Radio Nacional, Mujeres de Acá.
En el mismo sentido se manifestó Beck, quien coordinó la elaboración, el año pasado, de un Índice de Violencia Machista sin financiamiento, basándose en los testimonios de 59.380 casos para medir 15 dimensiones diferentes de violencia contra las mujeres. Lo presentó formalmente en noviembre y planea llevarlo a las provincias y otros países de la región.

"Los registros estatales de femicidios dan cuenta de la cantidad de muertes, pero no se meten con los otros tipos de violencia, con las instancias de violencia previas, que si son detectadas y tratadas podrían servir para prevenir los femicidios. Por eso quisimos trabajar en esto, hubo muchísima respuesta positiva de parte de las mujeres, para contar qué les pasaba. La idea es divulgar estos resultados, más allá de que estén online, para hacerle saber a todos que esos datos están disponibles", sostuvo Correa.

RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL


Michelle Obama en Argentina. Fuente: Canal 26

Puede decirse que los hitos de Ni Una Menos son las dos primeras marchas del 3 de junio, convocadas a través de las redes sociales (la primera tuvo como disparador la muerte de Kiara Páez en Santa Fe y reunió más de 200.000 personas sólo en Buenos Aires; la segunda se realizó en el primer aniversario).
También la realización del primer paro de mujeres y la movilización del "miércoles negro" -el 19 de octubre-, convocados por redes sociales después la conmoción que causó la violación y brutal homicidio de la adolescente marplatense Lucía Pérez.
En febrero de 2016, la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, reconoció a Ni Una Menos por impulsar la ley de asistencia gratuita a las víctimas de violencia de género, promulgada en noviembre de 2015. Lo hizo durante su discurso ante estudiantes en Barracas para difundir su programa "Dejemos que las niñas aprendan", uno de los hitos de su visita a la Argentina con el entonces presidente norteamericano, Barack Obama.

En noviembre, la relatora especial de Naciones Unidas, Dubravka Simonovic visitó por primera vez la Argentina para analizar la situación de las mujeres en el país. La funcionaria viajó a algunas provincias, mantuvo reuniones con funcionarios nacionales y locales, así como con referentes de género de la sociedad civil. Entre ellas, las integrantes de Ni Una Menos, quienes le entregaron a un informe sobre la cantidad de femicidios, pero también sobre las muertes por aborto clandestino -más de 300 por año- y el incumplimiento de la ley de aborto no punible.

Durante una conferencia de prensa, Simonovic destacó el trabajo de Ni Una Menos, que consideró "un movimiento que se adelanta al problema [de género]" y consideró que "el Estado debe ponerse a la par e intensificar esfuerzos".
La relatora de la ONU también señaló que en la Argentina falla la aplicación de la ley de aborto no punible, -que permite interrumpir el embarazo por violación, malformaciones severas del feto o riesgo de vida de la madre- y consideró que ese incumplimiento es "una violación de los derechos" de las mujeres.
Al final de la visita, la ONU lanzó un comunicado donde reconoció al "movimiento argentino Ni Una Menos por darle protagonismo al tema de los femicidios y así lograr atraer la atención internacional".
Correa destacó la importancia de esos reconocimientos, en particular las palabras de Simonovic sobre el incumplimiento de la ley de aborto no punible. Pero aclaró que, por el momento, el tema del aborto no se encuentra en la agenda de Ni Una Menos como colectivo.
Aunque varias plantean la necesidad de que se respete la ley de aborto no punible, y otras directamente están a favor de que se sancione una ley que impulse el aborto legal, la posición no es unánime.


Soledad Silveyra. Fuente: Ni una Menos

CONSIGNAS ENTRECRUZADAS
En la segunda marcha del 3 de junio, así como en la movilización del "miércoles negro", el 21 de octubre pasado, hubo banderas que pedían por la liberación de Milagro Sala; contra el gobierno de Mauricio Macri, a favor de Cristina Kirchner, por la diversidad sexual, entre otras reivindicaciones.

Y viceversa: en otras manifestaciones, no necesariamente relacionadas con la igualdad de género y contra la violencia machista, se levantaron las banderas de Ni Una Menos.
Sus impulsoras originales son conscientes de que la consigna que presentaron hace más de un año por redes sociales, de alguna forma, ya no les pertenece. Correa considera que es un fenómeno "maravilloso". Ojeda agrega: "Cuando una consigna te excede, nadie es dueño y todos son dueños. Ni Una Menos no pertenece a nadie. Quien quiera apropiarse exclusivamente, miente. Yo, en particular, no me muevo del eje de los tipos de violencia hacia las mujeres".
La periodista Ingrid Beck destacó el carácter "amplio" y "transversal" que tomó el colectivo desde que se formó en 2015. Correa coincidió: "Hay grupos de Ni Una Menos en las provincias, en las ciudades, en los colegios, en los sindicatos. El grupo original, promotor de aquella primera marcha, seguro va a seguir trabajando para visibilizar la violencia de género, en la prevención. Pero la buena noticia es que esto ya ganó la fuerza de un movimiento, nos excede".

TIPOS Y MODALIDADES DE VIOLENCIA
(Fuente: Ministerio de Justicia)
La ley Nº 26.485 conceptualiza distintos tipos de violencia, categorizándolas en:
Violencia Física. La que se emplea contra el cuerpo de la mujer produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo y cualquier otra forma de maltrato o agresión que afecte su integridad física.
Violencia psicológica. La que causa daño emocional y disminución de la autoestima o perjudica y perturba el pleno desarrollo personal o que busca degradar o controlar sus acciones, comportamientos, creencias y decisiones, mediante amenaza, acoso, hostigamiento, restricción, humillación, deshonra, descrédito, manipulación o aislamiento.
Violencia sexual. Cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho de la mujer de decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva a través de amenazas, coerción, uso de la fuerza o intimidación, incluyendo la violación dentro del matrimonio o de otras relaciones vinculares o de parentesco, exista o no convivencia, así como la prostitución forzada, explotación, esclavitud, acoso, abuso sexual y trata de mujeres.
Violencia económica y patrimonial. La que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer, a través de la perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes, pérdida, sustracción, destrucción, retención o distracción indebida de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores y derechos patrimoniales.
Violencia simbólica. La que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.
Modalidades de violencia (además la ley señala que, según las formas que se manifieste, en los distintos ámbitos, las modalidades son):
Violencia doméstica. Aquella ejercida contra las mujeres por un integrante del grupo familiar, independientemente del espacio físico donde ésta ocurra, que dañe la dignidad, el bienestar, la integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, la libertad, comprendiendo la libertad reproductiva y el derecho al pleno desarrollo de las mujeres. Se entiende por grupo familiar el originado en el parentesco sea por consanguinidad o por afinidad, el matrimonio, las uniones de hecho y las parejas o noviazgos. Incluye las relaciones vigentes o finalizadas, no siendo requisito la convivencia;
Violencia institucional. Aquella realizada por las/los funcionarias/os, profesionales, personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública, que tenga como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan los derechos previstos en esta ley. Quedan comprendidas, además, las que se ejercen en los partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, deportivas y de la sociedad civil;
Violencia laboral. Aquella que discrimina a las mujeres en los ámbitos de trabajo públicos o privados y que obstaculiza su acceso al empleo, contratación, ascenso, estabilidad o permanencia en el mismo, exigiendo requisitos sobre estado civil, maternidad, edad, apariencia física o la realización de test de embarazo. Constituye también violencia contra las mujeres en el ámbito laboral quebrantar el derecho de igual remuneración por igual tarea o función. Asimismo, incluye el hostigamiento psicológico en forma sistemática sobre una determinada trabajadora con el fin de lograr su exclusión laboral;
Violencia contra la libertad reproductiva. Aquella que vulnere el derecho de las mujeres a decidir libre y responsablemente el número de embarazos o el intervalo entre los nacimientos, de conformidad con la Ley 25.673 de Creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable;
Violencia obstétrica. Aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, de conformidad con la Ley 25.929.
Violencia mediática. Aquella publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres, como así también la utilización de mujeres, adolescentes y niñas en mensajes e imágenes pornográficas, legitimando la desigualdad de trato o construya patrones socioculturales reproductores de la desigualdad o generadores de violencia contra las mujeres.

LUNES 23 DE ENERO DE 2017

Fuente: La Nación

Fotos: La de las personalidades argentinas fueron agregadas por este blog, de la página de Ni una Menos.



Ver imagem no Twitter

Las trabajadoras de @LANACION nos sumamos al paro de mujeres. A las 16hs haremos foto general en medio de la redacción! 


Cintas Negras para combatir la violencia machista.


Claudia Piñeiro. Fuente: Ni una Menos




“Paramos por las que nos faltan”
#NUM convoca a un paro internacional de mujeres, para el 8 de marzo, en coordinación con otras 30 organizaciones de diferentes países. La medida busca visibilizar y enfrentar las inequidades y violencias sufridas por las mujeres en todo el mundo.

24 de Enero  de 2017


Foto Sandra Cartasso




24 de Enero  de 2017


El próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, tendrá una fisonomía distinta. Las mujeres volverán a tomar masivamente las calles, en un paro internacional de mujeres, con movilizaciones, como adelantó a fines del año pasado Página 12. Ayer se lanzó la convocatoria en el país desde el Colectivo #NiUnaMenos, con amplia repercusión. Pero se está gestando una articulación global en una treintena de ciudades de países latinoamericanos, europeos y Estados Unidos. La medida de fuerza, inédita, busca denunciar la desigualdad histórica de las mujeres en la sociedad y sus múltiples consecuencias: desde las violencias machistas –y su expresión más extrema, los femicidios– hasta las muertes por abortos inseguros, el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, que recae mayoritariamente sobre sus espaldas, la brecha salarial en relación a los sueldos masculinos, y la precarización laboral. Las demandas tendrán su propia impronta y modalidad de adhesión en cada lugar, con un denominador común: se trata de una respuesta a la actual violencia social, legal, política, moral y verbal experimentada por las mujeres en distintos territorios y latitudes.
Este 8 de marzo la tierra tiembla. Las mujeres del mundo nos unimos y organizamos una medida de fuerza y un grito común: Paro Internacional de Mujeres. Nosotras Paramos. Hacemos huelga, nos organizamos y nos encontramos entre nosotras. Ponemos en práctica el mundo en el que queremos vivir”: comienza el llamamiento difundido ayer en redes sociales desde #NUM. La propuesta es que el paro comience a partir de las 13, con posterior movilización desde el Congreso a la Plaza de Mayo. En distintas ciudades del país, organizaciones de mujeres y otros colectivos están definiendo las formas como se sumarán. Además de la marchas, en la discusión internacional se está barajando, por ejemplo, la posibilidad de boicotear ese día a las empresas que usan el sexismo en sus publicidades o en su enfoque hacia las trabajadoras, y el escrache a personajes públicos misóginos, como posibles formas de adhesión. 
El llamamiento difundido por #NUM señala: “Nos apropiamos de la herramienta del paro porque nuestras demandas son urgentes. Hacemos del paro de mujeres una medida amplia y actualizada, capaz de cobijar a las ocupadas y desocupadas, a las asalariadas y a las que cobran subsidios, a las cuentapropistas y a las estudiantes, porque todas somos trabajadoras”. 
Después del paro de mujeres del 19 de octubre se produjo una fuerte resonancia internacional, en la que grupos de mujeres activistas de distintas partes del mundo comenzaron a tejer alianzas para construir un momento conjunto de lucha, precisó la socióloga e investigadora María Pía López. “Pensamos el paro como un llamado de atención contra una ofensiva neoconservadora que intenta ir contra derechos, libertades y vidas. Esa ofensiva implica una suerte de caza de brujas y repone principios misóginos y racistas. Va desde discursos públicos y medidas políticas hasta el femicidio”, explicó en diálogo con Página 12, María Pía López, integrante del colectivo de periodistas, escritoras, y ensayistas desde donde se organizó el primer paro de mujeres en el país (19 de octubre), en articulación con sindicatos, agrupaciones políticas, estudiantiles, las campañas por el Derecho al Aborto y contra las Violencias, entre otros espacios, luego de las masivas movilizaciones del 3 de junio de 2015 y 2016.
En la convocatoria lanzada por #NUM, se enumeran las razones de la medida de fuerza. Entre otras: “Paramos porque nos faltan las víctimas de femicidio, voces que se apagan violentamente al ritmo escalofriante de una por día sólo en la Argentina. Nos faltan las lesbianas y travestis asesinadas por crímenes de odio. Nos faltan las presas políticas, las perseguidas, las asesinadas en nuestro territorio latinoamericano por defender la tierra y sus recursos. Nos faltan las mujeres encarceladas por delitos menores que criminalizan formas de supervivencia, mientras los crímenes de las corporaciones y el narcotráfico quedan impunes porque benefician al capital. Nos faltan las muertas y las presas por abortos inseguros”.
–¿Cómo se inscribe esta nueva convocatoria después de la multitudinaria marcha de mujeres en Washington del último sábado, con réplicas diversas ciudades del mundo? –le preguntó PáginaI12 a Verónica Gago, investigadora del Conicet y docente de la Unsam, también parte de #NiUnaMenos: 


–La marcha de las mujeres de este fin de semana en Estados Unidos y en otras partes del mundo exhibió una política más allá de las urnas, en repudio a la campaña y las promesas de Trump contra migrantes, mujeres y personas trans, y mostró a la vez una expresión festiva y burlona del desacato. Esas imágenes y discursos –que circularon por todos lados– nos envuelven en esta marea que va más allá de las fronteras –como le dicen las compañeras italianas– y nos muestra de nuevo la fuerza y la escala global del movimiento. Al calor de este ciclo y en vistas al 8M, estamos haciendo una coordinación entre 30 países, el texto del llamamiento ya está en árabe y en chino, en mapudungún y en portugués, en inglés y en griego, y hay compañeras traduciendo al quechua y al aymara, entre otras lenguas. Se trata de una coordinación que es a la vez de redes y de cuerpos, de movimientos sociales y de sindicatos, de autoconvocadas y de activistas de la diversidad. La internacionalización del movimiento de mujeres disputa la idea de que la única legitimidad de movimiento y de construcción a escala global sea la del capital. 
–¿Cuál es el espíritu de esta convocatoria al paro internacional en el país?
María Pía López: –Nosotras consideramos el femicidio como la punta del iceberg de un sistema de violencias y venimos denunciando el conjunto de situaciones en las que ese sistema se inscribe. Paramos por las mujeres que nos faltan –las asesinadas, las que murieron en abortos inseguros, las que están secuestradas en redes de trata y explotación, las militantes encarceladas, las presas por delitos de pobreza– pero también por todas nosotras, porque sobre las mujeres recae el mandato del trabajo no remunerado en la casa y en el cuidado, porque cobramos en muchos ámbitos menos que los varones, haciendo igual trabajo, porque somos las más afectadas por políticas de ajuste económico. Paramos porque creemos que a la crueldad se le contesta con más feminismo y con más organización. Un paro es una medida de fuerza pero también de construcción de una fuerza, de evidencia de esa fuerza común, de la que formamos estando juntas. En el paro del 8 esperamos que resuenen los conflictos que atraviesan distintos sectores sindicales y organizaciones, que resuene desde el reclamo mapuche por las tierras hasta la defensa de la ciencia y del trabajo, la situación de las despedidas y las que tienen trabajos precarios, las migrantes y las perseguidas. Que el paro recoja las tradiciones de lucha, los pañuelos de las Madres, las libertades que faltan, los deseos de todas. Acá tendrá su color y sus palabras, y otras en cada uno de los países. En esa polifonía, sin embargo, se reconocerá un texto común: ¡decimos basta!

Los puntos del llamamiento

El llamamiento al paro internacional de mujeres en la Argentina es para denunciar:
  • Que el capital explota las economías informales, precarias e intermitentes de las mujeres.
  • Que los Estados nacionales y el mercado las explotan cuando se endeudan.
  • Que los Estados criminalizan los movimientos migratorios femeninos.
  • Que las mujeres cobran menos que los varones y que la brecha salarial promedia el 27 por ciento.
  • Que no se reconoce que las tareas domésticas y de cuidado son trabajo que no se remunera y suma, al menos, tres horas más a las jornadas laborales femeninas.
  • Que esas violencias económicas aumentan la vulnerabilidad de las mujeres frente a la violencia machista, cuyo extremo más aberrante son los femicidios.
  • “Paramos para reclamar el derecho al aborto libre y para que no se obligue a ninguna niña a la maternidad. Para hacer visible que mientras las tareas de cuidado no sean una responsabilidad de toda la sociedad nos vemos obligadas a reproducir la explotación clasista y colonial entre mujeres. Para salir a trabajar dependemos de otras. Para migrar dependemos de otras. Paramos para valorizar el trabajo invisibilizado, que construye red”, dice la convocatoria.




24 de Enero  de 2017
Fuente: Página 12





La Relatora Especial de la ONU insta a la Argentina a que aumente la protección de las mujeres en una “cultura machista”


"También estoy preocupada porque la definición de violación no se basa en la falta de consentimiento sino que se relaciona con el uso de la fuerza"



La Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias, Dubravka Šimonović, termino hoy su primer visita oficial al país invitada por el Consejo Nacional de las Mujeres. Durante una semana viajo por diversas provincias donde se reunió con representantes del sector privado, público y ONGs, a fin de evaluar la situación que presenta la República Argentina en materia de violencia de género.
Durante un encuentro con la prensa en el Centro de Información de Naciones Unidas en Buenos Aires, brindó algunas precisiones sobre el informe que presentará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio de 2017 que contendrá sus conclusiones finales y recomendaciones.

Comunicado oficial de la Relatora Šimonović
El sistema argentino tiene “deficiencias considerables” para prevenir la violencia contra las mujeres, advirtió la experta en derechos humanos de las Naciones Unidas” quien manifestó además que la violencia todavía era tolerada en ciertas ocasiones en una “cultura machista” y los sistemas para prevenir los ataques no eran lo suficientemente funcionales.
Elogió al país por los avances logrados y sus esfuerzos para abordar los asesinatos de mujeres (femicidios) y otras formas de violencia, pero agregó que hay mucho trabajo por realizar para que Argentina logre cumplir con sus obligaciones internacionales y pueda desarraigar actitudes patriarcales enraizadas y estereotipos de género.
“El gobierno ahora deberá intensificar su accionar para prevenir y combatir los femicidios así como otras formas de violencia de género para asegurar los derechos de cada mujer y cada niña a vivir libre de todo tipo de violencia”, expresó la Sra. Šimonović.
“Las mujeres que han sido víctimas de violencia se enfrentan a la falta de una implementación sistemática, coherente y efectiva de estándares legales internacionales y federales en todo el país y esto resulta en diferencias significativas entre las provincias y en distintos niveles de protección para mujeres y niñas”.
La Relatora Especial se manifestó particularmente preocupada sobre el Código Procesal Penal federal que establece que el procesamiento de delitos sexuales no sea conducido de oficio, lo cual conlleva a significar y ver a la violencia sexual como un asunto privado.
“Este tipo de regulación envía un mensaje equivocado que nos lleva a pensar que las violaciones y la violencia sexual son un asunto privado y no público”, indicó.  “También estoy preocupada porque la definición de violación no se basa en la falta de consentimiento sino que se relaciona con el uso de la fuerza; la cual incumple con estándares internacionalmente reconocidos”.
La relatora Instó a las autoridades a tomar acciones concretas que incluyan la implementación de la legislación recientemente adoptada sobre protección integral para mujeres, la construcción de refugios adicionales y la creación de servicios completos de apoyo para las víctimas.  A su vez, reconoció al movimiento argentino Ni Una Menos por darle protagonismo al tema de los femicidios y así lograr atraer la atención internacional.
La Sra. Šimonović valoró la decisión de la Oficina del Ombudsman de crear un observatorio de femicidios, en línea con las modalidades provistas en el informe del mandato a la Asamblea General de la ONU A/71/389, pero instó a una mejor recabación de datos oficiales que también incluya asesinatos de personas transgénero.
Durante su visita de ocho días, la Sra. Šimonović se reunió con funcionarios federales y provinciales, sociedades civiles y víctimas de violencia, así como autoridades de la ONU. Visitó la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el resto de la provincia, Tucumán y Corrientes.
La Sra. Šimonović resaltó el notable progreso realizado que incluye la adopción de la ley de protección integral y un Plan de Acción Nacional para el período 2017-2019 que provee un marco institucional y de políticas que apuntan a la aceleración de la erradicación de la violencia y la discriminación y promueven la igualdad de género a nivel nacional.
La Relatora Especial también exhorto a que se aumente el presupuesto del Consejo Nacional de las Mujeres y se incremente su visibilidad y jerarquía.
Otras de las áreas clave de progreso incluyen el funcionamiento de una línea de atención a víctimas que funciona las 24 horas y las mejoras realizadas al sistema de asistencia jurídica.
“Esto es particularmente importante si consideramos el hecho de que un tercio de la población del país vive debajo del nivel de pobreza y las mujeres que viven en comunidades empobrecidas tienen mayores posibilidades de convertirse en víctimas y menores posibilidades de poder costear su asistencia legal”, pronunció la Sra. Šimonović.
Breve biografía de la Relatora Especial
La Sra. Dubravka Šimonović (Croacia) fue nombrada como Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio de 2015 con el objetivo de recomendar medidas y estrategias en el ámbito nacional, regional e internacional para erradicar la violencia contra las mujeres y sus causas y reparar sus consecuencias. Desde el año 2002 y hasta el 2014, la Sra. Šimonović fue miembro del Comité CETFDCM (CEDAW por sus siglas en inglés). Dirigió el Departamento de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de Croacia y fue Ministra Plenipotenciaria de la Misión Permanente de Croacia ante la ONU en Nueva York. También fue Embajadora ante la OSCE y la ONU en Viena. Fue co-presidenta del Comité ad hoc (CAHVIO) del Consejo de Europa que elaboró el Convenio sobre Prevención y Lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (Convención de Estambul).
Tiene un Doctorado en Derecho de Familia y ha publicado libros y artículos sobre derechos humanos y los derechos de la mujer. Para obtener más información, visite:
Los Relatores Especiales son parte de lo que se conoce como Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el órgano más grande de expertos independientes en el sistema de Derechos Humanos de la ONU, es la denominación general para los mecanismos de investigación y monitoreo independientes del Consejo que entiende en situaciones específicas de ciertos países o asuntos temáticos a nivel internacional. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria, no son empleados de la ONU y no reciben remuneración por su tarea. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual.
Derechos Humanos de la ONU, página web del país – Argentina: www.acnudh.org
Fuente: ONU



Giorgina Barbarrosa. Fuente: Ni una Menos

Vicepresidenta de Argentina Gabriela Michetti. Fuente: Ni una Menos






Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas

«Del techo de cristal a una alfombra de vidrios rotos»


Durante mi infancia en la Corea de la posguerra, recuerdo preguntar sobre una tradición que observaba: las mujeres que iban a dar a luz dejaban sus zapatos en el umbral y, tras atravesarlo, miraban hacia atrás con temor. “Se preguntan si alguna vez volverán a poder calzar esos zapatos”, me explicó mi madre.
Más de medio siglo después, ese recuerdo me sigue obsesionando. En las regiones pobres del mundo todavía hay mujeres que hoy en día corren el peligro de morir durante el parto. La mortalidad materna es uno de muchos peligros que podrían evitarse. Con demasiada frecuencia, las niñas recién nacidas son sometidas a la mutilación genital femenina. Las niñas son atacadas en su camino a la escuela. El cuerpo de las mujeres se utiliza en las guerras como un campo de batalla. Las viudas son rechazadas y se ven empobrecidas.
Sólo podemos hacer frente a estos problemas mediante el empoderamiento de las mujeres como agentes de cambio.
Durante más de nueve años, he puesto esta filosofía en práctica en las Naciones Unidas. Hemos quebrado tantos techos de cristal que hemos creado una alfombra de vidrios rotos. Ahora estamos barriendo las ideas preconcebidas y los prejuicios del pasado para que las mujeres puedan avanzar y cruzar nuevas fronteras.
Yo nombré a la primera mujer Comandante de una fuerza de efectivos de las Naciones Unidas, e impulsé la representación de la mujer en los niveles superiores de nuestra Organización hasta alcanzar dimensiones históricas. En la actualidad, las mujeres son líderes en el ámbito de la paz y la seguridad —una esfera que antaño fue del dominio exclusivo de los hombres. Cuando llegué a las Naciones Unidas, no había mujeres al mando de ninguna de nuestras misiones de paz sobre el terreno. Ahora, casi una cuarta parte de todas las misiones de las Naciones Unidas están dirigidas por mujeres— cifra que no es ni mucho menos suficiente, pero que representa una mejora considerable.
He firmado casi 150 cartas de nombramiento de mujeres para puestos de Subsecretaria General o Secretaria General Adjunta. Algunas provenían de importantes instancias gubernamentales de prestigio internacional, otras han pasado a ocupar puestos de liderazgo en sus países de origen. Todas me ayudaron a demostrar cómo a menudo una mujer es la persona idónea para desempeñar una labor.
A fin de velar por que este progreso tan considerable sea duradero, hemos elaborado un nuevo marco que exige responsabilidades a todo el sistema de las Naciones Unidas. Donde antes se consideraba que la igualdad entre los géneros era una idea encomiable, ahora es una política firme. En el pasado, la formación sobre cuestiones de género era optativa; ahora es obligatoria para un número cada vez mayor de funcionarios de las Naciones Unidas. Antes, solo en unos pocos presupuestos de las Naciones Unidas se hacía un seguimiento de los recursos destinados a fomentar la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer; ahora es una norma en casi uno de cada tres, y suma y sigue.
Confucio nos enseñó que para poner el mundo en orden, debemos comenzar por nuestros propios círculos. Armado con la prueba del valor que aportan las mujeres dirigentes en las Naciones Unidas, he hablado en favor del empoderamiento de las mujeres por todo el mundo. En discursos en parlamentos, universidades y actos en la calle, en conversaciones privadas con dirigentes de todo el mundo, en reuniones con ejecutivos de empresas y en duras conversaciones con hombres poderosos que gobiernan sociedades rígidamente patriarcales, he insistido en la igualdad de la mujer e instado a que se adopten medidas para alcanzarla.
Cuando asumí el cargo, en el mundo había nueve parlamentos sin representación de la mujer. Hemos ayudado a lograr que esa cifra se reduzca a cuatro. En 2008 puse en marcha la campaña “ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres”; en la actualidad, decenas de dirigentes y ministros, centenares de parlamentarios y millones de personas se han sumado a este llamamiento a la acción.
Yo fui el primer hombre en firmar la campaña Él por Ella (HeForShe), y más de un millón de hombres más se han sumado desde entonces. Yo estuve al lado de los activistas que pedían el abandono de la mutilación genital femenina y celebré el momento en que la Asamblea General aprobó su primera resolución en apoyo de ese objetivo. Me hago eco del llamamiento de muchas personas que saben que las mujeres pueden impulsar el logro de nuestra ambiciosa Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el cambio climático.
En este Día Internacional de la Mujer, me sigue indignando que se nieguen los derechos de las mujeres y las niñas, pero me siento alentado por las personas de todo el mundo que actúan con el convencimiento de que el empoderamiento de la mujer conduce al progreso de la sociedad. Dediquemos una financiación sólida, una valiente labor de promoción y una férrea voluntad política a alcanzar la igualdad de género en todo el mundo. No hay ninguna otra mayor inversión en nuestro futuro común.




Verónica Llinás. Fuente: Ni una Menos



NEGACIÓN DEL ABORTO = EXPROPIACIÓN DEL CUERPO DE LA MUJERES 

27 de enero de 2017

·         
La ilegalidad del Aborto es Violencia Física y Psíquica

La ilegalidad del Aborto es Tortura Física y Psíquica.

·         La ilegalidad del Aborto es la Expropiación del Cuerpo de las Mujeres.

·       La Expropiación del Cuerpo de las Mujeres es una Violación a los Derechos Humanos. 

El Cuerpo de las Mujeres ha sido Expropiado por la mayoría de los Estados y por todas las Religiones.

Hasta que a las Mujeres no nos sea Devuelta la Propiedad de Nuestros Cuerpos, las Mujeres continuaremos siendo Prisioneras del Estado y de las religiones.


27 de enero de 2017