la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik


ETIQUETAS

Plaza Carlos Giménez de la Fundación Rajatabla / Viviana Marcela Iriart, 14 de diciembre de 2020

 

"Es el rito del horror. ¿Por qué tanto odio?"
Caracas, 1984






Anita Giménez, hermana de Carlos, y un espantoso busto de Carlos Giménez (con perdón de su autor o autora) colocado en el patio que está a la entrada de la Fundación Rajatabla, a la que bautizaron Plaza Carlos Giménez, unos años después de su muerte.


¡¡¿¿Plaza??!!


¿Acaso no se merece Carlos que la Fundación Rajatabla que él creó y convirtió en un éxito internacional lleve su nombre? ¿Hasta cuándo seguiremos esperando? Qué pasó con sus amados rajatablinos que no quieren honrarlo? 


No te preocupes, Carlitos, ya pronto llegará el tiempo de las uvas dulces. 


©Viviana Marcela Iriart
14 de diciembre de 2020




CARLOS GIMÉNEZ CREADOR TEATRAL



Plaza Carlos Giménez














¿Aborto legal no? Entonces, Vasectomía Obligatoria y Gratuita para todos los hombres en edad de reproducirse/ por Viviana Marcela Iriart, 28 de diciembre de 2020

 


Si los fetos fueran personas, serían enterrados al nacer. 

Y hasta donde yo sé, no hay ningún cementerio legal de fetos en Argentina.

 Si los fetos fueron personas

  recibirían un nombre y una partida de nacimiento. 

Y hasta donde yo sé, esto tampoco existe. 

Por lo tanto, el único ser humano que existe en los primeros 

3 meses de un embarazo es una mujer.

  La única que muere en un aborto es una mujer.

 

 


Hoy se discute en el Senado la aprobación o no de la legalidad del Aborto.  Es sorprendente ver la cantidad de compañeritos senadores que están en contra, claro, como ellos no paren. Que haya compañeritas que también están en contra no me sorprende, porque después de siglos  de esclavitud es lógico que tengan  la autoestima muy baja.


Lo mismo puede decirse de la Iglesia Católica y todas las religiones creadas y dominadas por los hombres quienes, durante siglos, han desparramado desde el púlpito y desde sus libros sagrados el odio hacia las mujeres y  a quienes, respetuosamente, les digo: no voten ni hablen de lo que no saben. 


Porque que los hombres, los estados y las religiones hablen del Aborto es como si yo hablara del dolor que produce una patada en los testículos: ni idea.


Las personas que están en contra del aborto no están a favor de las “dos vidas”, como dice su slogan: están en contra de la mujer, odian a la mujer. Porque el aborto ya existe. La muerte de las mujeres ya existe.


Si los fetos fueran personas, serían enterrados al nacer. Y hasta donde yo sé, no hay ningún cementerio legal de fetos en Argentina. Si los fetos fueron personas, recibirían un nombre y una partida de nacimiento. Y hasta donde yo sé, esto tampoco existe. Por lo tanto, el único  ser humano que existe en los primeros 3 meses de un embarazo es una mujer.  La única que muere en un aborto es una mujer.


A mí lo que me sorprende de la llamada gente Pro Vida, que se opone al aborto,  es que se preocupe tanto por la niñez no nacida   y nada por la niñez que ya nació: los orfanatos y las villas miserias están llenos de niñas y niños que viven con la mayoría de sus derechos humanos violados, incluidos sus cuerpecitos.


Sin embargo, nunca he visto una manifestación de la llamada gente Pro Vida (como si las mujeres que abortan no estuvieran VIVAS) por esa infancia que ya existe.


Que la vida de una mujer importe menos que la de un feto, sólo habla del odio que las personas que se oponen al aborto sienten por las mujeres. Valen tan poco las mujeres para estas personas, que una vida no nacida tiene más derechos que la mujer que hace la vida.


Pero, la solución no es tan difícil como parece.  Decidir sobre lo que las mujeres podemos o no hacer con nuestros cuerpos es un “derecho” que el patriarcado ejerce desde hace siglos. Que las mujeres decidamos que pueden o no hacer los hombres con su cuerpo es un derecho que tenemos que imponer, porque para los hombres, su pene parece que es Dios.


Así que, querida gente que se opone al aborto, la solución es fácil: Vasectomía Obligatoria y Gratuita para todos los hombres en edad de reproducción. Y 20 años de cárcel para que el que se niegue y 20 años de cárcel para quien embarace a una mujer sin su consentimiento. Esta última condena  hasta que salga la ley, que tendrá que ponerse en práctica con la precisión con la que los militares reclutaban a los adolescentes para hacer el servicio militar en los años 80: nadie puede salvarse.


De esta manera se acabarían los abortos.


Y los hombres evitarían juicios por paternidad.


El control de la vida estaría en manos de los hombres.


Y como casi todo está en manos de ellos, ¿qué tal, queridos amigos,  si se enganchan con esta idea revolucionaria y pro hombre y la proponen en el Congreso?


Imagínense, queridos hombres, que nunca  más podrán ser chantajeados, escrachados y despojados de parte de su patrimonio por mujeres que les acusan (falsamente, ¡por supuesto!) de ser el padre del bebé que están esperando y  que, ¡por supuesto!, no es suyo aunque usted haya metido su pene en esas vaginas 100 veces sin siquiera usar un miserable condón de segunda mano.


Por otro lado, querida gente Pro Vida, los hombres ya no podrían dejar hijas e hijos abandonados, algunos de los cuales se transforman en delincuentes juveniles y para quienes mucho de ustedes piden que sean condenados como   adultos aunque sólo tengan 14 años.


Ojalá que Argentina, que ha sido pionera en algunas leyes, llegue por fin al siglo XXI y apruebe la Ley de Vasectomía Obligatoria y Gratuita.


Si mi idea no les gusta, entonces compórtense como seres humanos y voten a favor del Aborto Legal y Gratuito.


Porque esa ley no obliga a ninguna mujer a abortar.


Esta ley nos devuelve a las mujeres nuestros cuerpos, expropiados desde hace siglos por los estados, las religiones y el patriarcado.


Que se haga justicia.

 

©Viviana Marcela Iriart

28 de diciembre de 2020

 

¡Bravo, Carlos Giménez! Luis Garván, actor, director: "Carlos era un genio... revolucionó el teatro contemporáneo internacional"/ entrevista de Viviana Marcela Iriart, Madrid, 11 de diciembre de 2020

 




Homenaje a Carlos Giménez


¡Bravo, Carlos Giménez! Porque Carlos (Argentina 1946-Venezuela 1993) en apenas 30 años de carrera dirigió más de 80 obras de teatro en Argentina, Venezuela, México, Perú, Nicaragua, España y Estados Unidos, donde fue invitado por el mítico productor Joseph Papp, y creó  -entre otras - nueve instituciones culturales de gran importancia en Venezuela y Argentina.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porqué creó  el Festival Internacional de Teatro de Caracas, junto a la entrañable y talentosa María Teresa Castillo;  el Instituto Universitario de Teatro  (IUDET), el Grupo Rajatabla, el Taller Nacional de Teatro (TNT), el Teatro Nacional Juvenil de Venezuela (TNJV), el Centro de Directores para el Nuevo Teatro (CDNT), ASITEJ (Asociación Internacional de Teatro para la Juventud, Capítulo Venezuela)  y, en Córdoba,  el Festival Latinoamericano de Teatro y el grupo El Juglar cuando todavía era adolescente.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque cuando Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura,  vio el El Coronel no tiene quien le escriba adaptada y dirigida por ti, dijo de sus personajes: “No los reconozco, los conozco. No los había conocido, los conocí ahora. Yo me imaginaba cómo eran, pero nunca los había visto. Ahora los vi.”

¡Bravo, Carlos Giménez! Por haber llevado a Venezuela lo mejor del teatro del mundo, permitiendo que tomáramos talleres con los grandes Maestros y Maestras y ver sus espectáculos a precios populares: Tadeusz Kantor, Berliner EnsemblePeter Brook, Giorgio StrehlerPeter SteinLindsay KempPina BauschNorma AleandroVanessa RedgraveKazuo OhnoTomaz PandurEva BergmanEugenio BarbaYves LebretonPeter Schumann,   Antunes FilhoGilles MaheuSantiago GarcíaDarío FoEls JoglarsFranca RameEllen StewartJoseph Papp,  Andrezj WajdaDacia Mariani

¡Bravo, Carlos Giménez! Por hitos como Señor Presidente de Miguel Ángel Asturias,  Bolívar La Muerte de García Lorca de José Antonio Rial, Martí, La Palabra de Ethel Dahbar, La Honesta Persona de Sechuan de Brecht, Tu país está feliz de Antonio Miranda, El Campo de Griselda Gambaro, La señorita Julia de Strindberg, Peer Gynt de Ibsen, El Coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez…  Porque sus obras fueron ovacionadas en Europa, Estados Unidos y América Latina.  Porque su talento como director y gerente cultural fue único, extraordinario, irrepetible en la escena latinoamericana.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque a los 19 años gana sus primeros premios internacionales en los festivales de teatro de Cracovia y Varsovia (Polonia), otorgados por el Instituto Internacional de Teatro-Unesco (ITI)  y participa en el Primer Festival de Teatro de Nancy (Francia).

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque a los 22 años recorre América Latina por tierra haciendo teatro para las hijas y los hijos de los mineros, los pescadores, las campesinas, los olvidados y olvidadas de la tierra y nunca dejó de hacerlo.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque fue generoso, amable, humilde y agradecido, aunque a veces la leyenda diga lo contrario. Un ser humano con todas las virtudes, defectos y contradicciones de los seres humanos.

¡Bravo, Carlos Giménez! 

Porque fue un genio.
Y me haces mucha falta.



Memoria del FITC 1973-1992

 

Luis Garván y Benigno  Acuña en Memory, escrita y dirigida por Carlos Giménez



Luis ¿en qué año y en qué ciudad conociste a Carlos Giménez?

A Carlos le conocí, creo que en 1979 o 80, yo tenía 15 años, él estaba postrado en una cama de una clínica de Caracas.

¿Por qué estaba hospitalizado?

Había sufrido un accidente grave, la caída de un andamio mientras dirigía un montaje. Un accidente que casi le quita la vida. Yo estaba becado en el Teatro Negro de Barlovento y estaba hospedado en casa del director Armando Urbina, quien fue a visitarlo y me llevó con él a la clínica.

Nunca me imaginé que años después tendría el privilegio de formar parte del elenco Rajatabla durante 8 años de mi vida artística. 8 años que me marcaron para siempre.  

Pero en verdad lo conocí a la salida de la obra La Fiesta de los Dragones, que dirigía el español Juan Margallo para Rajatabla. Yo trabajaba en el montaje que se hacía al aire libre en el Parque del Este. Cuando terminó la obra se acercó a mí, me felicitó y se vino charlando conmigo hacia los camerinos, yo, por supuesto, sorprendido. Ese día me invitó a las lecturas de La Charite de Vallejo que comenzaban en esa semana en Rajatabla.

Desde entonces Rajatabla se convirtió en mi casa y los compañeros en mi familia. Yo venía del interior, de  la ciudad de El Tigre, tenía 18 años, me convertí en el actor más joven del elenco estable de Rajatabla

¿Qué te pareció Carlos? ¿ Intimidaba?

Carlos era un hombre genial, además de ser un genio como artista, como persona era un tipo muy generoso, bromista, leal, estaba acostumbrado a estar rodeado de muchos aduladores, por eso sabía todo lo que acontecía en el interior del templo Rajatabla. 

No creo que Carlos basara su relación con los demás a partir del miedo, ni profesional, ni personalmente. Imponía, eso sí. Otra cosa es que era extremadamente riguroso, exigente, siempre obsesionado por la perfección.

Un director no debe intimidar, su trabajo consiste en generar confianza, no se puede crear en libertad bajo presión y eso él lo sabía perfectamente.

¿Habías visto alguna obra suya antes de conocerlo?

Esta es una historia muy hermosa, cuando se la conté a Carlos se conmovió mucho, creo que eso nos hizo más cercanos, más cómplices.

La primera vez que vi  Rajatabla yo tenía 12 años. Rajatabla se presentaba en mi pueblo, El Tigre. Entre los muchachos se corrió el comentario de que en la obra salía una mujer desnuda. La obra era El Candidato y la mujer desnuda era Sonia Vera.  No teníamos ni dinero, ni edad para ver la obra. Nos montamos en el techo del gimnasio cubierto donde se hacía la representación. Quede hipnotizado por lo que veía desde las alturas, cual mono sujeto a las rejas fui testigo del acontecimiento que cambiaría mi vida para siempre. Pensé “esto es lo que yo quiero hacer,” pasado el desnudo mis amigos bajaron y se fueron, yo seguí colgado. Era mágico aquello, había una fuerza de atracción entre la obra de Carlos y ese adolescente que por primera vez veía una obra de teatro. Al pasar el rato, baje y le pedí al de la puerta que me dejara entrar, pues ya había pasado el desnudo, me miró y me dejó entrar. Termine de ver la obra desde adentro, en un rincón. Esos recuerdos los vivo como si fuera ayer, están tan marcado en mi memoria. Me acuerdo de Daniel López sin piernas en un carrito, de Pepe Tejera en zancos, de Cosme Cortazar y de Carlos Canut.

¿Carlos ya era famoso y poderoso?

Oí decir más de una vez a Carlos…”yo no quiero la fama, quiero la gloria”, creo que a Carlos eso de la fama no le interesaba, estaba por encima de eso, Carlos quería trascender con su arte, tocar el cielo con los dedos, su ambición no pasaba por la fama. Su obra trascendió más allá de lo insospechado. Su obra conmovió al mundo del teatro universal.

Solo los que participábamos en sus montajes sabemos la importancia de Rajatabla en los escenarios del mundo. Rajatabla cosechaba muchísimo más éxito en el extranjero que en Venezuela. Las ovaciones en el mundo todavía resuenan en mis oídos.

El poder de Carlos consistía en su capacidad de seducir, de gestionar sus proyectos, convencer a todo aquel que dudara de sus propuestas. La estética del poder dentro y fuera de las tablas. Un día me dijo: lo más importante para un director es descubrir el sentido dialéctico del teatro.

Mucha gente decía que Carlos se repetía, no, Carlos creó un estilo, el estilo Rajatabla, sus discursos escénicos y estéticos eran inconfundibles. Tadeusz Kantor es inconfundible, al igual que Ingmar Bergman o Giorgio Strelher, eso no es fácil, allí solo llegan los grandes. 

¿Crees que Carlos cambió cuando se convirtió casi en el hombre más poderoso de la cultura venezolana?

Carlos siempre fue Carlos Giménez, cuando estuvo seguro de su poder, fue cuando comenzó a cristalizar los proyectos fuera de Rajatabla. O sea, Carlos utilizó su poder para convertirse en el hacedor de realidades. Surgió el Taller Nacional de TeatroEl Centro de NuevosDirectoresEl Taller Nacional Juvenil de Venezuela y por supuesto la consagración del Festival Internacional de Teatro de Caracas.

Convirtió a Rajatabla en una transnacional de arte, exportando teatro, con coproducciones en New York, Spoletto (Italia), México, Argentina, Rusia. Ya no dependía solo de las ayudas y subsidios estatales y del Ateneo de Caracas. Creo que esto se aprendió después del conflicto con el Ateneo de Caracas y la familia Otero, conflicto que generó una crisis institucional que nos tuvo sin cobrar durante tres meses.  Yo estaba ese día, fue durante una función de El Pasajero del Ultimo Vagón en la quinta Macondo de los Otero. Pero no hablaré de eso.


Memoria del TNT 1984-1990



¿En qué obras trabajaste con él?

La Charite de VallejoAgua LindaAlegría y Mapulín, BolívarLa muerte de García LorcaMacbethEl Pasajero del Ultimo VagónLa Honesta Persona de ShechuanRamón Terra NostraTu País Está FelizHistoria de un CaballoLa Celestina, La máscara Frente al Espejo Memory, Casas MuertasEl EmbrujadoCipango. Tuve la dicha de participar en la época dorada de Rajatabla. 17 obras y ocho años inolvidables, creo que se me queda alguna sin nombrar.




La Máscara frente al espejo



Luis Garván y Jorge Luis Morales en Alegría y Mapulín



¿En cuál te gustó participar más y por qué?

Para mí todas fueron experiencias muy positivas, cada proceso creativo implicaba nuevos retos, vivencias nuevas, aprendizajes maravillosos. Los procesos de creación en Rajatabla eran auténticos descubrimientos. Pero quiero referirme a un proceso muy especial porque es el fiel reflejo de lo que era Rajatabla  

A raíz del éxito rotundo de Bolívar en New York, el influyente productor estadounidense fundador del New York Shakespeare Festival y del Public TheaterJoseph Papp, acordó con Carlos el estreno mundial en New York del próximo montaje de Rajatabla, el montaje elegido fue el “Testamento del Perro”. Como siempre se realizó todo el proceso de análisis, lecturas, distribución de personajes, íbamos atrasados y ya solo quedaban 20 días para el montaje, ensayos y estreno en New York. Ya todo estaba preparado, estábamos ya todos en la sala para el primer día de ensayos, esperando la llegada de Carlos, entró con su asistente y comenzó a repartir un nuevo texto.. Dijo: "no vamos a montar el Testamento del Perro, vamos a montar La Celestina.." Nos miramos a las caras todos, pero nadie dijo nada. Adelante.

Fueron 15 días de encierro en la sala Rajatabla, salíamos a las 5 de la mañana y entrábamos a las 2 de la tarde, 8, 10 y 12 horas sin parar. A veces en pleno ensayo yo podía ver a Carlos dormido en la butaca, aun así seguíamos  poseídos por la poderosa fuerza mágica del montaje. Nunca más he vivido algo parecido en mi vida. Logramos acabar el montaje en diez días y quedaban 5 días para apoderarnos de la vida de la tragedia, hacerla nuestra.

En New York tuvimos 2 días de ensayos incluida la noche del estreno. Horas antes del estreno ya estábamos vestidos, preparados en el escenario, comenzó a sonar la percusión en directo y todos comenzamos a danzar en el escenario, entregados al rito, poseídos por la magia Rajatabla. Se apagaron las luces y se hizo un silencio, que presagiaba lo que allí sucedería, silencio que se rompió con la entrada del público, a partir de allí, yo no supe nada más hasta despertar por la ovación que retumbaba en el patio de butacas. Ahora los poseídos eran ellos, el público que gritaba BRAVOOOOOO. Minutos de aplausos sin cesar.

A las 5 de la mañana pudimos leer una página entera del New York Time con la crítica más maravillosa que he podido leer de La Celestina. La consagración de Rajatabla en la cuna del teatro norteamericano, New York. Luego nos esperaba San Francisco, Ciudad de México, San Salvador y Caracas.

¿Cómo podía ser posible algo así? Solo con un genio como Carlos Giménez!! Yo lo llamé…El Milagro Rajatabla.      



 The New York Times, 13 de agosto de 1987


 ¿Cómo era Carlos en los ensayos, además de exigente? 

Mucha gente habla que Carlos era un puestista, que no dirigía actores, creo que esa leyenda la crearon los envidiosos, los odiantes, esos que como Salieri con Mozart, no soportaban la grandeza del genio.

En los ochenta, cuando la semiótica teatral había aportado estudios que significaban el salto del teatro contemporáneo de finales del siglo XX, ya Carlos estaba en sintonía con estos aportes. Cuando ya había salido a la luz el último legado de Stanislavski, el revolucionario Método de las Acciones Físicas y Análisis Activo, ya Carlos lo estaba poniendo en práctica de manera efectiva con su compañía.  Carlos siempre iba por delante, con años de distancia. No era un genio por ósmosis, era un estudioso e investigador que revolucionó el teatro contemporáneo internacional. Mucho hay que estudiarle para comprender el teatro y saber de dónde viene nuestro teatro verdadero. Lamentablemente no es motivo de estudio.

¿En qué giras y festivales participaste con esas obras?

Moscú, Riga, Lituania, Georgia, La Habana, New York, San Francisco, Ciudad de México, Guanajuato, San Josè de Costa Rica, Puerto Rico, San Salvador, Bogotá, Manizales, Buenos Aires, Córdoba, Rio Tercero, Carlos Paz, Madrid, Sicilia, Curazao, Montevideo, etc. etc.  Luego con mi compañía El Globo Teatro he estado en Egipto, Túnez, España, Jordania, Siria, China, Francia, Brasil y Venezuela. O sea que gracias al teatro he podido recorrer muchos escenarios en el mundo.

 Carlos era un hombre muy generoso, de ayudar mucho a la gente con dinero  y con  trabajo. En general tenía un carácter apacible pero cuando se enojaba estallaba como un volcán.  Yo lo escuché gritar algunas veces, pero nunca sin motivo. ¿Cómo fue tu relación con él?

Yo crecí en Rajatabla, me hice un hombre de teatro bajo la tutela de Carlos, me considero uno de sus discípulos más cercanos, no de una obra, de una experiencia, sino de un proyecto de vida. Casi todo lo que sé, se lo debo a Carlos y lo que he aprendido y sigo aprendiendo es gracias a las herramientas que me he llevado de Carlos. Me he convertido en director desde hace mucho tiempo, incluso antes de su muerte.

Carlos fue mi mentor y de una extraordinaria bondad conmigo, el sabía que yo quería ser director. Cuando viajábamos, me acostumbré a ir al teatro antes de que Carlos llegara a la sala y jugaba a imaginarme como resolvería el montaje en ese espacio, muchas veces acertaba y otras no. Cada escenario era una incógnita, ya que Carlos acostumbraba a aprovechar todo lo que el espacio físico del teatro le proporcionaba, la mayoría de sus montajes eran sin telones, descubría al espectador eso que normalmente está oculto, lo ponía a disposición de su obra y hacia maravillas, eso del espacio vacío del que habla Peter Brook. A veces él me veía sentado en el patio de butacas y en algún momento me preguntaba algunas dudas, me imagino que era para ponerme a prueba. Complicidad creativa.

A mí me deportaron de España justo cuando iba a dirigir la compañía la Cuarta Pared de Madrid. Fue una deportación improcedente, ilegal. El caso fue que llegué a Venezuela desesperado, entré a su oficina y le conté lo que había sucedido y que incluso los policías me comentaron cómo podía entrar desde Portugal, para poder seguir allí y dirigir la obra de la Cuarta Pared. Carlos sacó su tarjeta de crédito y me dijo: "ve ahora mismo a Viasa y compra un billete de avión a Portugal", llamó a Williams López y le dijo: "sácale a Wicho un visado en la embajada de Portugal ahora mismo". Me abrazó y me dijo al oído: "negrito, nadie tiene derecho de romper sus sueños. Vete". Lo digo ahora con lágrimas en mis ojos. Era un gran hombre, como un padre para mí.

¿Cuál de sus obras de teatro te impactó más y por qué?

Creo que sus obras maestras fueron BolívarLa CelestinaPeer Gynt y El Coronel no Tiene Quien le Escriba.

 

El Coronel no tiene quien le escriba




¿Por qué te fuiste de Rajatabla?

Me gané el premio al mejor actor del Festival Goldoni del Instituto Italiano de Cultura. Era una Beca para cursar estudios en La Bottega Teatral de Vittorio Gassman, el Instituto Internacional de Actor de Paolo Cocceri ambos en Florencia y El Piccolo Teatro de Milán de Georgio Strelher.

 

Hay muchas definiciones maravillosas sobre Carlos, pero no puedo citarlas a todas así que sólo citaré tres. 

Para Rubén Monasterios era “un ángel furibundo.

Para Azparren Giménez  “hubo una pasión por Carlos Giménez que siempre me recordó  al personaje de Teorema, la película de Pasolini”.

Y  para la nominada al Oscar, Norma Aleandro, Carlos tenía un “ÁNGEL” impresionante”, y el “ángel” lo dijo en mayúsculas. ¿A qué Carlos conociste tú o conociste a los tres? 

 Respecto a la definición de Azparren Giménez, creo que no lleva buena intención, Azparren nunca ha disimulado su  aversión por Carlos.

Y entre Rubén Monasterio y Norma Aleandro, me quedo con Norma. Era más Ángel que furibundo. Su furia era más dialéctica, pero no era un tipo que viviera furioso. Que tenía momentos de furia sí, creo que en determinados casos  era una estrategia para conseguir algunos determinados objetivos y en otros casos no.

Recuerdo que New York el técnico se negó a resolver un problema de Iluminación y se armó una memorable, mandó a recoger todo en los baúles y dijo a gritos: nos volvemos Venezuela. Me recordó a la obra Bolívar…".Vámonos muchachos, esta gente no nos quiere en esta tierra..." (se ríe). Vino al Teatro el  mismísimo Josep Papp para resolver el entuerto.  Pero ya le conocíamos, era un show para conseguir su objetivo. A veces lo hacía en los ensayos como un método de presión. Pero la más fuerte que yo pude presenciar fue lo sucedido en la  quinta MACONDO, eso no era un Show…..

Y como ya dijiste anteriormente no quieres hablar de eso, así que no te preguntaré¿Qué es lo que más valoras de su trabajo y de su persona?

TODO, CARLOS NO TENÍA DESPERDICIO

De todas las instituciones que Carlos creó, cuál o cuáles te parecen las más importantes?

La que permanece aún es el Taller Nacional de Teatro (TNT) Aunque no es ni la sombra de lo que era. Yo formé parte del Staf de profesores fundadores a los 22 años. Creo que la más ambiciosa e importante fue el Taller Nacional Juvenil de Venezuela (TNJV), con núcleos en diversos estados. La idea era emular el sistema nacional de orquestas sinfónicas de Abreu. Lamentablemente no le dio tiempo, sino, el destino del teatro nacional sería abismalmente diferente con toda seguridad.  

 ¿Qué es lo mejor que aprendiste con él?

A respetar a los actores, a saber dirigir actores. ((Actualmente además de dirigir me dedico a la formación, soy coach de interpretación, especialista en el método de las acciones físicas y análisis activo). A entender el sentido dialéctico del teatro. Aprendí a construir discursos escénicos y luego obras de teatro. Mis montajes sufren metamorfosis, se van transformando, evolucionando, están vivos y se modifican según el espacio al que se enfrentan. Hago un teatro palpitante, vivo. Entiendo la semiótica del teatro contemporáneo, el manejo de los signos, del lenguaje.  Todo Gracias a él.

¿Qué significó para ti la muerte de Carlos?

La pérdida del amigo, del maestro.


¿Y para la cultura venezolana?

El atraso, la muerte del teatro venezolano

 

Si Carlos pudiera escucharte, ¿qué le dirías?

Siempre que estreno un montaje minutos antes me voy a un rincón y conecto con su espíritu. Hablo con él, le dedico la lucha. Es un rito muy íntimo y afectivo que realizo en cada montaje que llevo a cabo.

Gracias, Luis, un placer hablar contigo.

Gracias a ti por esta oportunidad.


©Viviana Marcela Iriart

Madrid, 11de diciembre de 2020


Luis Garván: actor, director, profesor, fundador de El Globo Teatro.



Joseph Papp presenta The Tempest, New York

El Campo



Carlos Giménez: la paz y la libertad




CARLOS GIMÉNEZ CREADOR TEATRAL








A los 81 años, Tina Turner revela cómo sobrevivió al abandono, a los abusos sexuales y a la pérdida de un hijo en dialogo con la escritora Eve Ensler (V) / Infobae, 9 de diciembre de 2020

 En diálogo con V (la autora de Los monólogos de la vagina , antes llamada Eve Ensler) adelantó su nuevo libro, Happiness Becomes You (La felicidad te sienta bien). Allí cuenta su travesía espiritual para superarlo todo







A los 16 años, cuando vio a Tina Turner cantar en vivo en Fillmore East, un pequeño teatro en el East Village de Nueva YorkV se llamaba todavía Eve Ensler, apestaba a patchouli y sumaba, a la confusión habitual de los 16 años, el haber sido abusada por su padre. “No solo la vi y la escuché cantar ‘Proud Mary’”, recordó en la entrevista que le hizo en The Guardian, “la sentí en cada célula de mi cuerpo adolescente”.


Tal vez fue su voz —”voluptuosa, en carne viva”— o tal vez fue el movimiento de las famosas piernas largas, la impresión de asistir a un despliegue de sexualidad femenina libre del temor que acompaña a una chica cuyo padre se metía en su cama cuando tenía cinco años. “La reina del rock’n’roll parecía tanto una chamana como una cantante. Supe instintivamente que había sufrido abuso y dolor. Los sobrevivientes tenemos una especie de radar”, escribió en la nota sobre el nuevo libro de Turner, y también sobre Turner, que a los 81 años sigue siendo una inspiración para millones.


Lo más importante no es lo que nos sucede sino cómo elegimos reaccionar

“Pero lo que me resultó impactante, sanador, asombroso, fue su capacidad de transformar públicamente ese dolor en poder. Vi lo que el cuerpo y el espíritu femenino podían hacer, y yo también quise hacerlo. Fue como si de repente se abriera cada portal de mi joven ser. En retrospectiva, sé que nunca hubiera escrito Los monólogos de la vagina sin que me pasara Tina Turner”.

Tina Turner acaba de publicar su tercer libro, Happiness Becomes You (La felicidad te sienta bien), “una guía para cambiar tu vida para siempre”, según lo subtituló (Vera Tammen/ Trunk Archive)

Tina Turner acaba de publicar su tercer libro, Happiness Becomes You (La felicidad te sienta bien), “una guía para cambiar tu vida para siempre”, según lo subtituló (Vera Tammen/ Trunk Archive)

Esa facultad para transfigurar la experiencia parece entera en lo que Turner llama, con calma, los últimos años de su vida. Escribió en Happiness Becomes You (La felicidad te sienta bien), “una guía para cambiar tu vida para siempre”, según subtituló este libro: “¿Cómo superé tantos problemas graves? Puede que conozcas la lista, que es larga: una niñez desdichada, el abandono, un matrimonio abusivo, una carrera estancada, la ruina financiera, la muerte prematura de familiares y muchas enfermedades. Hubo muchas circunstancias y fuerzas externas que no pude cambiar o controlar, pero la revelación que me cambió la vida fue que yo podía cambiar mi manera de responder a esos desafíos”.


El libro trata sobre esa revelación: “Donde vaya, me conmueve cuando la gente me dice cuánto la inspiró mi historia de vida, los desafíos que superé en mis ocho décadas en este planeta. Soy una sobreviviente por naturaleza, pero he tenido ayuda, y no me refiero al éxito o al dinero, aunque he sido bendecida con las dos cosas. La ayuda que ha sido esencial para mi bienestar, mi alegría y mi resiliencia es mi vida espiritual.


Eso, que definió como un trabajo y una travesía, le fue de provecho hace poco: “He pensado mucho sobre la adversidad en la última década, mientras luchaba contra una serie de crisis graves de salud, que casi me mataron. Mientras las atravesaba, tuve muchas oportunidades de examinar mi vida y hacerme algunas preguntas difíciles”. Sintetizó: “La ayuda más valiosa viene del interior y la paz llega cuando los individuos trabajamos para convertirnos en seres mejores”.



“Lo que me resultó impactante, sanador, asombroso, fue su capacidad de transformar públicamente el dolor en poder. En retrospectiva, sé que nunca hubiera escrito Los monólogos de la vagina sin que me pasara Tina Turner”, escribió V (Paula Allen/ eveensler.org)

“Lo que me resultó impactante, sanador, asombroso, fue su capacidad de transformar públicamente el dolor en poder. En retrospectiva, sé que nunca hubiera escrito Los monólogos de la vagina sin que me pasara Tina Turner”, escribió V (Paula Allen/ eveensler.org)

Por eso aunque V tenía “una tonelada de preguntas para Tina”, las dejó a un lado y se concentró en el libro que la artista escribió en Suiza, donde vive, sobre su práctica budista. Como Turner, la autora de Los monólogos de la vagina y The Apology practica el budismo nichiren, una rama del mahayana distinta del zen y basada en las enseñanzas del japonés Nichiren y en el Sutra del Loto, con muchas escuelas.


En cada una de sus líneas sentí su impulso vital, una felicidad indestructible”, describió en The Guardian su experiencia al leer Happiness Becomes You. “Fue este impulso vital el que llevó a su existencia el amor verdadero y la hizo atravesar el suicidio de su hijo mayor, como su propio cáncer, derrames cerebrales y otros problemas de salud difíciles”. Craig Turner se quitó la vida en el verano boreal de 2018; el verano anterior ella necesitó un transplante de riñón, que le fue donado por su esposo, el productor musical alemán Erwin Bach, con quien se casó en 2013 luego de 27 años de convivencia.


Una vez que decidí que mi estándar personal de belleza sería el mío propio, pude por fin apreciarme a mí misma

 

V: —Tu nuevo libro es muy esperanzador, y comenta algunos momentos duros en los cuales convertiste lo negativo en positivo, o como tú dices: “Trasformé el veneno en medicina”. ¿Significa eso que no guardas resentimientos?


Tina Turner: —Supongo que podría parecer natural que uno se sintiera resentido por las situaciones malas o por el comportamiento malo de otras personas, pero eso no está en mi naturaleza. Siempre he sentido que lo más importante no es lo que nos sucede sino cómo elegimos reaccionar. Yo libero los sentimientos negativos tomándome en serio la importancia del perdón y la introspección, en lugar de la culpa. Así es como quebré los ciclos de negatividad en mi vida.

En su juventud, puso como ejemplo, esa negatividad estaba en su interior. “Mi percepción de mí misma era negativa. No me importaba mi aspecto, en particular el de mis piernas, lo cual es gracioso hoy porque me volví casi tan famosa por las piernas que por mi talento. Pero una vez que decidí que mi estándar personal de belleza sería el mío propio, y que nunca me compararía con los demás, pude por fin apreciarme a mí misma completamente. Así cuando me cruzaba la cabeza un pensamiento negativo, lo reemplazaba repitiendo muchas veces uno positivo, y funcionaba de maravillas”.


Libero los sentimientos negativos tomándome en serio la importancia del perdón

 

En esa forma de introspección el budismo juega un papel: “La voz lleva a cabo la tarea del Buda”, dijo Nichiren en el siglo XIII, y los practicantes dicen en voz alta la invocación “Nam Myōhō Renge Kyō”El recitado y la repetición son prácticas 

centrales.


La estrella vive en Suiza con el productor musical alemán Erwin Bach, con quien se casó en 2013 luego de 27 años juntos

La estrella vive en Suiza con el productor musical alemán Erwin Bach, con quien se casó en 2013 luego de 27 años juntos

V: —También yo he salmodiado durante muchos años “Nam-myoho-renge-kyo”, así que estoy familiarizada con esta tradición budista. ¿Cómo la encontraste tú? ¿Qué te hizo continuar? ¿Cómo te ayudó a encontrar el coraje de romper con un ex abusivo y volverte independiente?


Turner: —En realidad, el budismo me encontró a mí. El abuso que sufrí en mis veintes y mis treintas se había vuelto obvio para quienes me rodeaban y en distintos momentos varios de ellos sugirieron que aprendiera algo sobre budismo. Decían que podía ayudarme a cambiar mi vida. Pensé que no tenía nada que perder, así que al final probé. Y continué porque funcionó. Me llevó algún tiempo desarrollar la confianza y el coraje para finalmente defenderme a mí misma. Pero una vez que pude hacerlo, abandoné ese ambiente insalubre en mis propios términos y sin remordimientos.


El abuso que sufrí en mis veintes y mis treintas se había vuelto obvio para quienes me rodeaban

 

No fue sencillo: su carrera estaba ligada a Ike Turner, y cuando se separó en 1978 pasó mucho tiempo sin pisar un escenario. De a poco logró sacar algunos hits, y en 1984 su primer álbum exitoso como solista, Private Dancer. Dos años más tarde publicó Yo, Tina, su debut en la escritura y la base de la película nominada al Oscar What’s Love Got to Do with It, de 1993. No solo recuperó su popularidad: la multiplicó. Antes de retirarse llegó a ser la cantante solista que vendió más entradas para conciertos en la historia.


No lo vivió como una revancha, según su libro: para entonces ya había aprendido a perdonar, algo “muy importante para la salud mental”, comentó a V. “Perdonar a la gente no significa que uno condone su mal comportamiento. Creo que la ley de causa y efecto es estricta y nadie puede escapar a los efectos de sus acciones, más allá de que uno los perdone o no. Pero no hace falta cargar con el peso del dolor, la ira y el rencor: podemos dejarlos ir. Aferrarse a esos sentimientos tóxicos solo nos hace daño y nos mantiene vinculados a la negatividad. Prefiero la mentalidad liberadora del perdón, que es sanador y me ayuda a estar entera”.



La carrera de Tina Turner estaba ligada a Ike, su esposo abusivo, y cuando se separó en 1978 pasó mucho tiempo sin pisar un escenario. Contó la historia en Yo, Tina, su debut en la escritura y la base de la película What’s Love Got to Do with It (Rob Mieremet/ Nationaal Archief/ Wikipedia)

La carrera de Tina Turner estaba ligada a Ike, su esposo abusivo, y cuando se separó en 1978 pasó mucho tiempo sin pisar un escenario. Contó la historia en Yo, Tina, su debut en la escritura y la base de la película What’s Love Got to Do with It (Rob Mieremet/ Nationaal Archief/ Wikipedia)

V: —Una vez dijiste que la resistencia era tu legado. ¿Todavía sientes eso?


Turner: —Ahora que estoy en mis ochentas, la resiliencia y la resistencia siguen siendo mis valores más fuertes. Te cuento un secreto de la resistencia gozosa: nunca te quejes, no importa qué desafíos te presente la vida. Hace muchos años, cuando pasaba por los momentos más difíciles que me tocaron, unas mujeres muy sabias de mi grupo de canto vecinal me dijeron que nunca me quejara porque “las quejas eliminan la buena suerte”. Concuerdo. Quejarse es una pérdida de tiempo precioso, no soluciona nada, solo te deprime. Podemos transformar cualquier situación cambiándonos a nosotros mismos primero, abriendo aún más nuestros corazones y aumentando nuestra compasión.

 

La resiliencia y la resistencia siguen siendo mis valores más fuertes

 

Esas líneas parecen un eco de otras, del nuevo libro de Turner: “Siempre quise ser una maestra, pero pensé que tenía que esperar al momento en que tuviera algo importante para decir, cuando estuviera segura de cómo brindar un saber real. Ese momento ha llegado”, escribió. Y el primer elemento de ese saber real es que no pertenece a una religión o a una filosofía, sino a cualquier individuo que quiera explorar su espiritualidad. “Mi despertar comenzó hace cinco décadas mediante mi práctica y mi estudio de las enseñanzas budistas. Compartir contigo la historia de esta parte preciosísima de vida es un sueño que tengo hace mucho”, agregó.


2020, además, le pareció un momento más que adecuado para hacerlo. “El año de ver con claridad”, lo llamó en el libro.


Craig Turner, el hijo mayor de Tina Turner, se suicidó en 2018

Craig Turner, el hijo mayor de Tina Turner, se suicidó en 2018


“De muchos modos, 2020 ha sido un año para descartar lo superficial a fin de revelar las realidades verdaderas”, argumentó en la entrevista con V. “La pandemia y otras cosas que han causado sufrimiento durante mucho tiempo se han vuelto muy claras para todos. Y la claridad tiene un valor, en el sentido en que sirve a nuestro crecimiento. Por eso cuando hablo de ver con claridad, me refiero a reconocer el valor de todas nuestras experiencias, positivas y negativas, a lo largo de nuestras vidas, porque siempre hay algo que aprender de ellas. Siempre hay un poco de fortuna en el infortunio”.

En The Guardian Turner habló también de su niñez en Nutbush, una localidad rural de Tennessee, en la década de 1940: “Pasar tiempo en la naturaleza fue mi refugio favorito en la infancia. Fue una influencia sana para moldear mi mundo interior y me ayudó a escuchar a mi corazón. Tengo buenos recuerdos de aquellos días, sobre todo de la alegría que me causaba cantar en la escuela y en la iglesia. Eso me ayudó a prepararme para mi carrera. Soy una chica del campo, en el fondo, y por eso siempre me ha encantado el lugar donde vivo en Suiza, rodeada de la madre naturaleza”.


2020 ha sido un año para descartar lo superficial a fin de revelar las realidades verdaderas

 

Su niñez también tuvo nubarrones: luego de años de conflicto matrimonial, su madre abandonó el hogar cuando ella tenía 11 años y nunca se comunicó con ella; dos años más tarde su padre la dejó también, para ir a trabajar a Michigan.


V: —Has escrito sobre el hecho de haber sido la hija de una mujer que no te quiso. Tampoco a mí me amó mi madre, y conozco el impacto de largo plazo que eso puede tener: ¿qué le dirías a la gente que puede tener una situación similar sobre el modo en que lo superaste?



"El budismo me encontró a mí", contó a V. "El abuso que sufrí en mis veintes y mis treintas se había vuelto obvio para quienes me rodeaban y en distintos momentos varios de ellos sugirieron que aprendiera algo sobre budismo. Y continué porque funcionó"

"El budismo me encontró a mí", contó a V. "El abuso que sufrí en mis veintes y mis treintas se había vuelto obvio para quienes me rodeaban y en distintos momentos varios de ellos sugirieron que aprendiera algo sobre budismo. Y continué porque funcionó"

Turner: —La sanación, derivada de mi práctica espiritual, me enseñó que tanto si recibimos el amor nutritivo de una madre o un padre como si no, podemos convertirnos en esa fuente de amor, para nosotros mismos y para los demás —argumentó—. El rechazo de mi madre me llevó, más adelante en mi vida, a buscar el amor en lugares que no resultaron buenos para mí. Pero con el tiempo aprendí a amarme a mí misma y a revelar mi luz interior, algo que todos tenemos. Así fui capaz de aceptar todos los defectos e imperfecciones de mi vida, de valorar tanto los tiempos difíciles como los buenos, y de dejar atrás las heridas del pasado. Esa es la verdadera libertad.


Yo no encontré al budismo, el budismo me encontró a mí

 

V: —Si pudieras regresar a tu infancia y decirte una sola cosa, ¿qué sería?


Turner: —Lo mismo que me gustaría compartir con todos: “Tú, exactamente tal como eres, mereces todo el amor, la amabilidad y la alegría del mundo”.


Así lo formuló en su libro: “Gracias por ser tú, exactamente como eres. Gracias por el tapiz de las experiencias de tu vida, que te ha traído a leer estas palabras que he escrito para ti. Gracias por abrir este libro, de manera tal que yo pueda compartir contigo las lecciones espirituales que he aprendido durante más de 80 años de vida”.



“De muchos modos, 2020 ha sido un año para descartar lo superficial a fin de revelar las realidades verdaderas”, dijo Turner a V. "Y la claridad tiene un valor, en el sentido en que sirve a nuestro crecimiento. Siempre hay un poco de fortuna en el infortunio”

“De muchos modos, 2020 ha sido un año para descartar lo superficial a fin de revelar las realidades verdaderas”, dijo Turner a V. "Y la claridad tiene un valor, en el sentido en que sirve a nuestro crecimiento. Siempre hay un poco de fortuna en el infortunio”

La entrevista también habla de la actualidad de Turner, quien se ha retirado. O más o menos. “Tengo todo el tiempo del mundo para estar en casa. Tiempo para relajarme, para reflexionar y para apreciar el simple hecho de estar”, contó a V, y agregó: “Me encanta crear proyectos nuevos, que puedo hacer a mi propio ritmo”. Entre ellos, además de los musicales —como los álbumes de Beyond y las nuevas producciones de The Tina Turner Musical, este libro, el tercero que publicó luego del que fue filmado y de sus memorias, My Love Story, de 2018.


Tú, exactamente tal como eres, mereces todo el amor, la amabilidad y la alegría del mundo

 

“También he tenido tiempo para reflexionar sobre muchísimos recuerdos hermosos de las giras por el mundo. Antes de cada espectáculo salmodiaba y rezaba por la felicidad de todas las personas que habían ido a verme. Cuando estaba concentrada en el escenario, sentía como si estuviera volando. Mi carrera en el rock fue un sueño hecho realidad, de veras”, definió. “No sucedió simplemente, por supuesto, ¡hizo falta mucho trabajo! Hice lo que quería hacer, y siento mucho orgullo de haberlo hecho a mi manera. En retrospectiva lo puedo ver aún más claramente”.


Esa manera personal de hacer las cosas es, según su libro, la naturaleza iluminada que cada persona posee, “que es más poderosa que cualquier obstáculo que enfrentemos”, explicó Turner. Incluso en lo que respecta al cuerpo: “La enfermedad me ha permitido valorar más la salud y me recuerda que disfrute cada día al máximo”. Esa, cree, es la lección que la vida le ha enseñado y que ella quiso transmitir en Happiness Becomes You: “Como he aprendido una y otra vez, es muy importante no rendirse jamás”.




MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Tina Turner, eterna: a los 80 años salió de su retiro y ya es número 1 en Billboard


Le destrozó la nariz a golpes, la llevó a un prostíbulo en su noche de bodas y la dejó en la miseria: Ike, el tormento de Tina Turner


Tina Turner habló de la inesperada y dolorosa muerte de su hijo


Fuente: Infobae