la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik


"Mujeres Invisibles", documental de Clara Becerra (completo) / Texto de Alejandro Incháurregui





Clara Becerra: You Tube / Linkedin







MUJERES INVISIBLES, por Alejandro Inchárregui




MUJERES INVISIBLES aborda la historia de seis mujeres, María Elena, Silvia, Marta, Nancy, Florencia y Ana que no pudieron o no quisieron maternar a sus hijos. 

El film fue realizado conjuntamente por Clara Becerra y por mí en el marco del trabajo de búsqueda de identidad de origen cuando estaba a cargo de la Dirección Provincial de Personas Desaparecidas del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

Como se recordará, y cuando se estaba por estrenar el film en abril de 2016, el Ministro de Seguridad Cristian Ritondo y la Gobernadora María E. Vidal dispusieron mi cese en la mencionada Dirección, por lo que se postergó su difusión. Hasta el presente, sólo se proyectó en dos oportunidades en el Pasaje "Dardo Rocha" de La Plata. 

En lo que al documental se refiere, se trata de tematizar una problemática que suele estar en un segundo plano respecto de las apropiaciones o adopciones de padres y madres desaparecidos a manos del  Terrorismo de Estado 1976-1983.  

Como hemos sostenido largamente, como sociedad y a lo largo de nuestra historia con demasiada frecuencia nos hemos apropiado de niños ajenos. Y no siempre es mal visto.  Está claro que esto excluye al Instituto de la Adopción cuyo objeto central es el de proveer una familia al niño que no la tiene.  

 Ha trascendido recientemente que el Banco Nacional de Datos Genéticos ha analizado 9.000 ciudadanos y ciudadanas que buscan su identidad de origen. De tal cifra,  122 ciudadanos/as fueron identificados como apropiados o adoptados en el contexto del Terrorismo de Estado: son los hijos e hijas de desaparecidos identificados.  Ello implica que más de 8.800 ciudadanos y ciudadanas cuyos padres no son víctimas del Terrorismo de Estado también buscan sus orígenes, tan solo de personas nacidas en el lapso del período dictatorial. 

 De este modo, quedan fuera de las investigaciones sobre sus orígenes otros ciudadanos que también buscan su identidad y que son nacidos antes de 1976 y después de 1983. Esos casos, sin pretender minimizar la gravedad de la problemática de los casos de hijos de desparecidos, no son apoyados por el Estado en sus búsquedas.   

En la Dirección que estaba a mi cargo, se llevó a cabo durante 10 años un intenso trabajo en ese sentido.  Una primer etapa se plasmó en el libro "Tras la búsqueda". Dicho trabajo se discontinuó y los ejemplares de la publicación que quedaban, de distribución gratuita, fueron arrojados a la basura del Ministerio de Seguridad por quien me sucedió en el cargo.  

 En junio de 2016 el Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj, anunció iniciativas  respecto a esta problemática las que, a pesar del tiempo, no se han concretado.  

El documental en su aspecto técnico y estético, fue íntegramente realizado por Clara Becerra, a quien propuse para el trabajo por su condición de calificada cineasta y persona sensible, ya con la idea concebida de desarrollar el proyecto de este film. Luego, llevamos a cabo el documental con una división muy simple del trabajo: yo hacía los contactos, investigaba los casos y realizaba las entrevistas que Clara filmaba, quedando el resto del trabajo del documental en sus manos: edición, música, post-producción, etc.   

 ©Alejandro Incháurregui






Nota del Blog


Alejandro Incháurregui


Este texto y documental nos fue enviado por el Alejandro Incháurregui: antropólogo forense, descubrió y reconoció  los restos de Ernesto Che Guevara. 
Fue integrante del Equipo Argentino de Antropología Forense,  que  identificó cientos de cuerpos de personas desaparecidas en Argentina  durante la última dictadura militar. Fue creador y director de la Dirección General de Registro de Personas Desaparecidas  de la provincia de Buenos Aires.   

Muchas gracias, Alejandro, por enviarnos este material tan interesante como necesario.  











“MUJERES INVISIBLES”, DE CLARA BECERRA

Cine para romper tabúes y visibilizar el otro lado del espejo

La ópera prima de Clara Becerra, que se verá esta noche, retrata la historia y las problemáticas de las mujeres que se separaron de sus hijos.
La supuesta naturaleza del instinto materno es puesta en cuestión en “Mujeres Invisibles”, ópera prima de la platense Clara Becerra que podrá verse esta noche, desde las 20, en la Sala Polivalente del Pasaje Dardo Rocha.
“Mujeres Invisibles” expone de manera íntima el relato de seis mujeres de diferentes edades y sectores sociales que han sido madres y que por decisión propia o de terceros con más poder, se separaron de algún hijo. La cinta documental intenta hacer esas historias “visibles, escucharlas, y ver qué hay detrás”, dice Becerra, que buscó mostrar que la realidad que llevó a las mujeres a separarse de sus hijos, una realidad que las estigmatiza, es un tejido de circunstancias muy complejo. “Se asocia la maternidad a la mujer, excluyendo todo lo otro, sobre todo al padre, y se imprime como natural y universal la idea del instinto materno. De esta manera, las mujeres que no desean a sus hijos o no pueden criarlos, irían contra la naturaleza, contra la fuerza y bondad del instinto. Esta idea no sólo está cargada de prejuicios, sino que deja en la oscuridad al conjunto de situaciones que llevan a la mujer, por ejemplo, a no desear o no ser capaz de maternar un hijo, impidiendo comprender una realidad que se caracteriza por ser, ante todo, muy compleja”, explica sobre el filme.
Becerra se aproximó a estas historias cuando todavía trabajaba en la Dirección de Registro de Personas Desaparecidas, junto a su director de entonces, Alejandro Incháurregui: a la institución llegaban los hijos adoptados en busca de sus madres biológicas, y Becerra entró así en contacto con el reverso del espejo, las historias de quienes no quieren revincularse o se vieron obligadas a entregar a sus hijos.
Lo que tiene de valioso el documental es que uno puede ver lo más profundo de sus sentimientos, sin bajar línea”, dice Becerra, para quien “socialmente está naturalizado que un padre puede abandonar al hijo, pero en el caso de la madre se juzga”. Por eso, afirma, “el cine es fundamental para hacer visible estos temas que son tabú en la sociedad”.
La proyección se realizará en el marco del Ciclo M: Cine por nosotras, un nuevo espacio que se incorpora dentro de los ciclos de cine del Pasaje y que propone mostrar películas realizadas por mujeres y también debatir sobre las construcciones y de-construcciones acerca del rol de la mujer, tanto dentro como fuera del audiovisual: a fin de debatir sobre lo proyectado, se presentará en la función, junto a la directora, la periodista y escritora Sonia Santoro, quien forma parte del consejo honorario de la CONSAVIG, especialista en Violencia  de Género.

17 de junio de 2017

Fuente: El Día