la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








“Y estamos marchando todavía en las calles

Con pequeñas victorias y grandes fracasos

Pero hay alegría y hay esperanza

Y hay un lugar para ti”

Joan Báez





Kadafi a Oriana Fallaci: “Si el pueblo se gobierna por sí mismo, ¿quién debe oponerse?”

Kadafi y Fallaci durante la entrevista.


–Tengo la impresión que su odio a América y a los judíos es odio a Occidente. ¿Se da cuenta de que esto es retroceder a las Cruzadas?

–Sí, y la culpa es de Occidente. También entonces fue vuestra, de Occidente. Sois siempre vosotros los que nos masacráis.

–Pero, ¿quién os masacra hoy?

– ¿Invadió Libia a Italia? Nos agredís ahora como entonces, también apoyando a Israel, oponiéndoos a la unidad árabe, mirando al Islam con malos ojos. Hemos tenido demasiada paciencia con vosotros… En la Edad Media, fuimos nosotros los que os civilizamos. Erais pobres bárbaros, criaturas salvajes… La ciencia de la que os regocijáis es la que os enseñamos nosotros. Y las matemáticas, la literatura… Hasta vuestra religión viene de Oriente. Cristo no era romano.

–Era judío. Estos es un patinazo. Coronel, ¿qué piensa de las Brigadas Rojas?

–Pienso…, pienso que estos fenómenos de Occidente son el resultado de la sociedad capitalista, movimientos que expresan el rechazo a una sociedad a derribar, se llame Brigadas Rojas, hippies, Beatles o Hijos de Dios. Y aunque estoy en contra de los secuestros, no quiero interferir con quienes lo hacen.

–No responde a la acusación de que ayuda a las Brigadas Rojas.
–Se trata de propaganda sionista, que vuelve al periodo en el que el mundo no nos entendía y éramos una república. Ahora somos una Jamahiriya, es decir…

– ¿Pero qué tiene que ver la Jamahiriya? Reformulo la pregunta: Coronel, ¿de dónde llegaron las armas soviéticas que fueron encontradas en posesión de los brigadistas?

– (Buscando las palabras) Lo… lo… lo… que dice que no hará dudar ni un minuto de la ayuda ofrecida a los palestinos.

–Coronel, por favor, no me cambie de tema y siga mi razonamiento: supongamos que usted, con buena fe, entrega las armas a los palestinos, quienes se las entregan a los Brigadas Rojas…

–No somos responsables del uso que los palestinos hacen de esas armas.


«Mi golpe se convirtió en revolución»



– ¿Qué entiende por Revolución? También Papadopulos hablaba de revolución. Y Pinochet y Mussolini.

–La revolución se produce cuando las masas hacen la revolución. Pero aunque la revolución la hacen los otros en nombre de las masas, puede ser revolución popular, porque cuenta con el apoyo de las masas e interpreta su voluntad.

–Lo que ocurre en Libia desde septiembre de 1969 no fue una revolución, sino un golpe de Estado. ¿O no?

–Sí, pero se convirtió en revolución. Yo llevé a cabo el golpe y los trabajadores provocaron la revolución. Lo mismo hicieron los estudiantes, por lo cual, hoy en Libia cuenta el pueblo y basta.

–Entonces, ¿por qué donde quiera que ponga los ojos, sólo veo su retrato?

–¿A mí que me cuenta? Es lo que quiere el pueblo. ¿Qué puedo hacer?

–Prohíbe tantas cosas…

– Yo, ¿qué puedo hacer?

– Nada. Es que desde pequeña veía lo mismo en Mussolini.

–  Le ha dicho usted lo mismo a Jomeini.

– Es verdad. Recurro a esta comparación cuando entrevisto a alguien que me recuerda a Mussolini (…) ¿Cómo ha llegado a la conclusión de que la democracia es un sistema dictatorial?

– Usted debe centrase en Libia y estudiar cómo funciona un país donde no hay gobierno, ni Parlamento, ni huelgas. Todo es «Jamahiriya».

– ¿Qué quiere decir?

– Orden del pueblo, congreso del pueblo. Usted es una ignorante.

– Y la oposición, ¿dónde está?

– ¿Qué tiene que ver la oposición? Cuando todos forman parte del congreso del pueblo, ¿qué necesidad hay de oposición? Si el pueblo se gobierna por sí mismo, ¿quién debe oponerse?


©Oriana Fallaci
2 de diciembre de 1979

Entrevista realizada  al cumplirse 10 años del golpe de Estado en Libia.