la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








“Y estamos marchando todavía en las calles

Con pequeñas victorias y grandes fracasos

Pero hay alegría y hay esperanza

Y hay un lugar para ti”

Joan Báez





Día de la Mujer: acto, velas y reclamos en la Plaza de Mayo, Buenos Aires, marzo 2016





Acto frente a la Casa Rosada

Familiares de las víctimas de femicidios se manifestaron para pedir justicia y avances en las investigaciones

Sociedad - Acto de "La Casa del Encuentro" y familiares de víctimas de violencia de género. Entre ellos los papás de Lola Chomnalez, asesinada en Uruguay, y la prima de Marina Menegazzo, asesinada en Ecuador. 08-03-16 Foto: Fernando de la Orden 


Gritos y bombos acompañaron la marcha a Plaza de Mayo por el Día de la Mujer. Aplausos y velas, en cambio, enmarcaron la “acción pública” a la que convocaron esta tarde familiares de las mendocinas asesinadas en Ecuador y la asociación civil La Casa del Encuentro.
Su pedido desde las rejas del Congreso fue: “Justicia por ellas. Justicia por todas”. “Es un pedido a la sociedad entera y la forma que encontramos de movilizarnos los familiares de Buenos Aires”, explicó Vanesa Lijdens, prima de Marina Menegazzo asesinada en Ecuador.
“Muchos de los femicidios se podrían haber evitado”, dijo a Clarín Ada Beatriz Rico, presidenta de La Casa del Encuentro. Sabe de lo que habla porque desde que fundaron el Observatorio de Femicidios siguen la historia de cada mujer asesinada en la Argentina. De 2008 a 2014 contaron 1.808 casos.


“Marina Menegazzo presente; María José Coni, presente”, repetían a las 19 los amigos y familiares de las víctimas. También lo hacía Patricia que aunque no tiene una víctima en la familia, se identificó y lloró. Su hijo la ayudó a repartir los carteles que vistieron la esquina del Congreso con fotos de las mendocinas.






Dos amigas de La Plata también se acercaron. “Cuatro días antes de que ellas murieran nos volvimos del mismo tipo de viaje nosotras“, contó Noelia.
Entre los que sostenían el cartel en alto estaban Diego y Adriana, los padres de Lola Chomnalez. “Estamos por nuestra hija para que se sepa la verdad y para acompañar a la familia de las chicas asesinadas en Ecuador“, explicó Diego y lo hizo extensivo a “todas las mujeres“.





También estaba la hermana de Adriana Zambrano, asesinada en Jujuy por su ex pareja y la madre de Dana Pecci, secuestrada y asesinada por una red de trata de Olavarría. Ellas y todos los que se congregaron repitieron: “Se va a acabar, se va a acabar” para rematar el canto con un: “Esa costumbre de matar”.
Antes de retirarse prendieron velas que apoyaron en la vereda. “No las dejaremos solas, seguiremos reclamando justicia”, dijo Ada como “compromiso de lucha“ y finalizó el acto. Pero una frase resonó: “Sólo vamos a poder decir ‘feliz día’ cuando dejen de matarnos“.

Fuente: Clarìn







Día Internacional de la Mujer: por qué se celebra el 8 de marzo






La efeméride, que reivindica la igualdad de derechos, se conmemora en muchos países y ha variado su momento en el calendario


 

Madrid 8 de marzo 2016-03-11


La tradición de señalar un día para reivindicar la igualdad de derechos de la mujer es centenaria. Hoy, 8 de marzo, se conmemora el Día Internacional de la Mujer en la mayoría de los países. Sin embargo, hasta llegar a esta fecha se ha transitado mucho. Por el camino, la efeméride ha evolucionado, ha cambiado de fecha y ha perdido la palabra ‘trabajadora’ de su cabecera, que surgió con su espíritu y concepción sindicalista. El 8 de marzo -declarado oficialmente por la ONU en 1975- se reivindica a todas las mujeres y la igualdad completa de derechos. Y este 2016 todavía hay poco que celebrar, pero mucho que reclamar: el fin de la discriminacion, que se erradiquen las violencias machistas, que se alcance la igualdad salarial, la universalización de los cuidados, la libre elección...

MÁS INFORMACIÓN


La idea de un día internacional de la mujer surgió a finales del siglo XIX, pero fueron distintos sucesos en el siglo XX los que han derivado en la conmemoración que conocemos hoy. Uno de ellos, quizá el más simbólico pero no el único, se produjo el 25 de marzo de 1911, cuando unas 149 personas, la mayoría mujeres murieron en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York. El suceso reveló las penosas condiciones en las que trabajaban las mujeres, muchas de ellas inmigrantes y muy pobres. El suceso no fue único –hubo otro incendio en circunstancias similares tres años antes—pero suscitó grandes movilizaciones y marcó en el calendario un día que ya se había empezado a conmemorar dos años antes también en la ciudad de Nueva York, donde las Mujeres Socialistas –tras una declaración del partido en Estados Unidos-- conmemoraron por primera vez el Día Nacional de la Mujer. Era el 28 de febrero de 1909 y más de 15.000 mujeres salieron a la calle para reivindicar mejores salarios, reducción de la jornada laboral y el derecho al voto.

En 1910, la Internacional Socialista proclamó el Día Internacional de la Mujer para reivindicar el sufragio femenino, la no discriminación laboral, el acceso a la educación, y otros derechos fundamentales. La conferencia no decidió un día concreto pero fue decisiva: el día empezó a conmemorarse al año siguiente. Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza lo celebraron el 19 de marzo con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, la inmensa mayoría, mujeres.

De Estados Unidos y Centroeuropa, la conmemoración reivindicativa empezó a extenderse a otras zonas. El último febrero de 1913, las mujeres rusas celebraron el Día Internacional de la Mujer que en otros países comenzaba a señalarse el 8 de marzo. Cuatro años después, en 1917, como reacción a la muerte de más de dos millones de soldados en la guerra, las rusas convocaron una huelga para ese último domingo de febrero. Las protestas y manifestaciones que iniciaron ese 23 de febrero –8 de marzo en el calendario gregoriano usado en otros países-- condujeron a una movilización general que provocó la abdicación del Zar y condujeron a un Gobierno provisional que les concedió el derecho al voto.

Con el paso de los años, se fueron incorporando otros países -China, en 1922, por ejemplo- y mujeres de todo tipo de realidades hasta que el 8 de marzo se ha convertido en un momento de confluencia para reivindicar la igualdad de derechos para todas y recordar que aún no se han alcanzado.



Fuente:  El Paìs