la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








“Y estamos marchando todavía en las calles

Con pequeñas victorias y grandes fracasos

Pero hay alegría y hay esperanza

Y hay un lugar para ti”

Joan Báez





Elisa Lerner entrevistada por Miyó Vestrini: "Venezuela es una democracia sin memoria" / El Nacional, Edición Aniversario, Caracas 9 de Mayo de 1975






 Así lo cree Elisa Lerner, una de las pocas mujeres venezolanas que escriben teatro y cuya obra “Vida con Mamá” está en la cartelera en la Sala Juana Sujo. Las mujeres, afirma, le temen a la distancia porque necesitan de la posesión más que el hombre y porque su posición en el mundo ha sido, hasta ahora, más insegura.

Elisa es una de las pocas mujeres –quizá la única actualmente – que escribe teatro en Venezuela. Muchos recuerdan aún su primera pieza, “Bella de inteligencia”, que causara impacto por su ácido humor y su virulentas definiciones. “El país odontológico” y “La envidia”, dentro de “Los Siete Pecados Capitales”, son otras piezas cortas que la han revelado al público como una excelente autora teatral. Y ahora, “Vida con Mamá” da mucho que hablar, porque es su primera obra larga y porque, sin abandonar su certero humor,se perfila definitivamente como escritora madura, distanciada de lo real inmediato.

Definir a Elisa Lerner como “todo un personaje”, sería exponerse a su ira. Ella prefiere calificarse como una mujer que piensa. Solitaria, secreta, le teme a la gente, al público, pero ello no le impide tener una visión muy clara, de eso que ella ama tanto, “el país”, su país y que en “Vida con Mamá”, es estrujado hasta la saciedad. Como  en piezas anteriores, los personajes son femeninos, son en efecto, dos mujeres las que meditan sobre el país, revisan su historia pasada y reciente, en forma coherente, definitiva.

—¿Por qué las mujeres venezolanas no escriben teatro?
—Realmente no sé. En un principio Elizabeth Schön e Ida Gramkco lo hicieron. Creo que el teatro es un género en el que las experiencias deben ser transmitidas en forma un poco distante. En la narrativa y en la poesía la experiencia personal se da más directa, más personal. Y las mujeres le temen a la distancia, porque necesita de la posesión más que el hombre y porque su posición en el mundo ha sido hasta ahora, más insegura.

—¿Cree que la mujer está discriminada en Venezuela?
—Está y no está. Es difícil decirlo. Pienso que la mujer que use las mismas armas del hombre, astucia y habilidad, no está discriminada. Pero la que actúa silenciosa y pacientemente, para escribir una obra por ejemplo, estará discriminada como el hombre que realmente es escritor.

–De todos modos, los escritores son una minoría en el país, ¿no?
–Ciertamente, los escritores en Venezuela somos todos una minoría. Y ser una minoría nunca me ha parecido algo alegre, porque se trata de una élite. La élite en el fondo es siempre tan desgraciada como los judíos en la época hitleriana o como los negros en ciertas ciudades del sur de Estados Unidos. Sí, la élite es una desgracia… los políticos son alegremente despectivos cuando hablan de los intelectuales y escritores del país, es decir, un poco como si Venezuela produjera su propio perfume francés.

—¿Cómo se desarrolla ese proceso de escritura en ti?
—Puede ser largo o corto. No lo puedo predecir. Generalmente, todo parte de algo que me obsesiona durante meses o hasta años.

—¿Cómo te defines a ti misma?
–Como una mujer que piensa más que el común de los venezolanos.

—¿Por qué eres tan dura cuando juzgas al país?
—Venezuela es una democracia sin memoria. La moneda gira en una forma no planetaria. Ayer se invitaba a comer jerarcas de la dictadura y hoy se es el gran cronista de la democracia. Un país muy joven tiene que tener algo en que sostenerse: la solidez, y ¿por qué no?, la democracia de la gente. En realidad no somos una democracia, somos una sociedad petrolera.

(Lee la entrevista completa haciendo clik Aquí)

Edición Aniversario
Caracas
9 de Mayo de 1975


Fuente: 

Link: