la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik


Argentina, Gran Bretaña y las Islas Malvinas-Falkland: el reclamo de un ladrón a otro / artículo de viviana marcela iriart, 21 de abril de 2014



Cada vez que se agita la bandera del nacionalismo se entierra la bandera de la humanidad.







Argentina reclama la devolución del “territorio argentino ocupado[1] por Gran Bretaña en 1833, las Malvinas-Falkland, argumentando que su ocupación es un acto de colonialismo y su devolución terminaría  con los últimos vestigios de colonialismo”.[2]  Dicho reclamo es apoyado por el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, entre otros muchos organismos internacionales.

Aplicando el mismo argumento, Argentina entonces debería dejar de ser colonialista y devolver los territorios de los pueblos originarios invadidos por España, territorios sobre los cuales se levanta la nación argentina y que los pueblos originarios reclaman desde hace décadas.

Y entonces que el pueblo argentino arme sus maletas y regrese a Europa y África, los continentes de sus ancestros.

O, si los pueblos originarios lo permitieran, sigan viviendo en los territorios devueltos sometiéndose  a las leyes y autoridades de dichos pueblos. Y que se olviden de su bandera, su himno, su lengua, su cultura.

Es lo que hizo España cuando recuperó su territorio después de 700 años de ocupación mora.

Es lo que le hizo la dictadura argentina al pueblo de las Malvinas-Falkland cuando les invadió en 1982 con el apoyo masivo, importante no olvidar, del pueblo argentino.

Pero si 522 años de invasión de los territorios de los pueblos originarios le dan al pueblo argentino el derecho a vivir en esas tierras y considerarse dueño de las mismas, y no colonizadores, ¿por qué motivo el pueblo de  las Malvinas-Falkland no tiene el mismo derecho después de casi 200 años de invasión de las islas que  habían sido invadidas por España?

Lamento profundamente la muerte de los soldados argentinos, jóvenes conscriptos de 18 y 20 años obligados por la dictadura a ir a la guerra.

Lamento profundamente las heridas físicas y psicológicas de los jóvenes conscriptos que sobrevivieron.

Ellos no son solamente ex combatientes, son también ex víctimas de la dictadura que en 1982, en apenas 6 años,  ya había detenido-desaparecido 30.000 personas, incluidos bebés nacidos en cautiverio,  en 340 campos de exterminio en toda Argentina.

Contradictoriamente, desde mi punto de vista, todos los 24 de marzo se condena lo que esa dictadura le hizo al pueblo argentino y el 2 de abril se celebra lo que esa dictadura le hizo al pueblo de las Malvinas-Falkland. Cada vez que se agita la bandera del nacionalismo se entierra la bandera de la humanidad.

Lamento el dolor, y tal vez la rabia, que este artículo pueda causarle  a los ex combatientes y desde ya les pido disculpas y les digo que por ustedes siento un profundo respeto.

Pero no lamento que se haya perdido la guerra. Porque el triunfo británico fue la derrota de la dictadura y el triunfo de la democracia argentina.

Y tampoco lo lamento porque mientras el estado argentino no le devuelva a los pueblos originarios sus territorios, su reclamo a Gran Bretaña de devolución de las Malvinas-Falkland  no es más que el reclamo de un ladrón a otro.

O de un colonizador a otro.


16 de abril de 2014  

Fuente mapa: Chilealsegundo






[1] Canciller Timerman, 11 abril 2014
[2] Presidenta Cristina Fernández, Naciones Unidas 2012