la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








“Y estamos marchando todavía en las calles

Con pequeñas victorias y grandes fracasos

Pero hay alegría y hay esperanza

Y hay un lugar para ti”

Joan Báez





Joan Báez: “El mundo espera otro John Lennon, pero no llegará”/ Jesús Miguel Marcos

Joan  Baez y John Lennon 1964


Al chaval del puesto de discos y camisetas de una de las últimas giras de Joan Báez por EEUU le tocó una papeleta complicada. Noche tras noche, soportaba los comentarios airados de los espectadores que abandonaban el teatro cuando Báez criticaba a George W. Bush. "Salían al hall y sólo estaba él, así que se le acercaban y se quejaban de mis críticas al presidente. Él les respondía furioso que a qué habían venido y los mandaba a casa", explica Báez a Público desde su casa de California. La cantante, todavía en guardia, visitará España en marzo para ofrecer cinco conciertos (Barcelona, Burgos, Vigo, Gijón y Madrid) que coinciden con la publicación de How sweet the sound, un documental que repasa toda su carrera como artista y activista social. 

Su generación soñó con cambiar el mundo. ¿Cambió algo?

Sí y no. Se han producido cambios muy importantes para los que ya no hay marcha atrás, sobre todo en el terreno de los derechos civiles. Ha habido cambios milagrosos. Es un milagro que tengamos un presidente negro en EEUU. Era algo inimaginable hace 50 años. O la liberación del comunismo en Europa del Este hace 20 años. Que cayera el Muro de Berlín es otro milagro, fue algo extraordinario. Al mismo tiempo, el mundo está en riesgo como nunca antes lo había estado debido al calentamiento global. Es terriblemente peligroso. Debemos apreciar lo que tenemos y conservarlo para nuestros hijos.

¿Cómo ha evolucionado su pensamiento desde los sesenta hasta hoy?

Es prácticamente el mismo. Mis puntos de vista políticos, espirituales y psicológicos se formaron cuando yo era muy pequeña, especialmente cuando leí el Diario de Ana Frank con 10 años. Me conmocionó que la protagonista fuera capaz de ver el bien en las personas y en el mundo, aún encontrándose en las peores condiciones humanas posibles. Luego conocí a Martin Luther King con 16 años, lo que tuvo un impacto tremendo en mí. Estas experiencias formaron mi pensamiento y mi forma de actuar y sentir en lo social y lo político. Siempre he pisado suelo firme en ese sentido.


 Joan arrrestada por su oposición a la guerra de Vietnam


¿Sigue viviendo la política de forma tan apasionada?

Sí. Sin embargo, en estos momentos no estoy en las calles ni fundando asociaciones. Estoy aprendiendo a hacerme mayor. Tengo casi 70 años y la mayor parte de mi tiempo la dedico a estar con mi madre, que tiene 97 años, con mi hijo y mi nieto, que tiene seis. En los sesenta y los setenta pasé muy poco tiempo con mi familia. 

¿Lo lamenta?

En cierto sentido, sí. La cultura en la que vivimos ha olvidado cómo ser una familia, por eso le doy tanta importancia a mi momento actual. La gente me asocia con los movimientos por los derechos civiles y las campañas contra la guerra y la violencia, pero debo ser honesta y reconocer que mi prioridad ahora es aprender a reconocer lo importante que es la familia.




¿Necesitamos hoy más cantantes como Joan Báez?

Puedes encontrar muchas tan buenas como yo (risas). Te refieres a cantantes que quieran decir algo, ¿no? Sí, las necesitamos. Esa pregunta tiene dos respuestas. Necesitamos belleza y arte, algo que desapareció en EEUU durante el Gobierno de Bush. No tenía ninguna sensibilidad por la música, el baile o el arte en general. En ese sentido, Obama y su mujer Michelle serán una ayuda a la hora de promover el arte. En lo que se refiere a los cambios sociales, se necesita compromiso. La música sin la acción no cambiará nada. Necesitas implicarte activamente para conseguir algo.

La música con mensaje no se lleva en la actualidad. ¿Por qué?

No lo sé. En los sesenta y los setenta hubo una explosión de arte y acción: los derechos civiles, Vietnam, Dylan y todos los cantautores que había a su alrededor, Woodstock Nada puede repetir eso. La gente espera otro Blowin in the wind, otro John Lennon, pero no ocurrirá. Tiene que pasar otra cosa distinta, pero todavía no sabemos lo que es. 

¿Qué le parece el trabajo que hacen artistas como Bono en África?

Creo que es un hombre que se está tomando en serio su trabajo. Es una de esas extrañas excepciones que te encuentras. Podría vivir el resto de sus días como una estrella del rock millonaria, pero se está tomando en serio su trabajo y su intención de cambiar las cosas. Yo le admiro porque utiliza su imaginación, su talento y su dinero para hacer cambios. Necesitamos más gente como Bono. Es brillante y comprometido.


¿Qué puede aprender la gente del documental sobre su vida, How sweet the sound?
La gente que lo ha visto se acerca a mí por la calle y me dice: "No tenía ni idea de que hubiera estado implicada en tantas cosas". Pero además, y más importante, no tenían ni idea de toda la pobreza que hay en el sur del planeta, no tenían ni idea de que hay niños que son duramente maltratados, no tenían ni idea de las situaciones que se vivieron en Hanoi cuando caían las bombas Creo que eso les impactó y eso es bueno.

 

¿Cómo recuerda el día en que Martin Luther King pronunció el discurso del "Yo tengo un sueño"?

Lo recuerdo de forma muy viva, aquel océano de gente... Hacía un calor terrible. Había algo en el ambiente que revelaba que estábamos viviendo un momento extraordinario en la historia, que quedaría en la conciencia del mundo entero. 

Dígame algo que aprendiera de Bob Dylan.

Tuve la suerte de ver trabajar a un genio. En realidad, no trabaja. Es algo que viene hacia él, le atraviesa y sale hasta la página en blanco. Y además me encanta su último álbum de navidad. Y a mi madre también.

¿No le ha decepcionado Obama en su primer año de mandato?

Sabía que Obama tomaría decisiones que no me gustarían. No me sorprende su política respecto a Afganistán, por ejemplo. Alguien le debería recordar que es un Premio Nobel de la Paz y tendría que reunirse una vez al mes con otros ganadores del mismo premio y escuchar sus consejos. Porque si escucha a los militares todos los días dándole consejos erróneos, no va a ganar en Afganistán. Va a perder millones de dólares y muchos jóvenes van a morir. Aún así, le considero un hombre de estado brillante e inteligente. 





Después de tantos años en la carretera, ¿aún disfruta las giras?

Pues mira, más que hace 30 años. Ahora estoy mucho más relajada: tengo un buen autobús, buenos músicos, un buen manager Además, en los primeros años sentía un pánico enorme antes de subirme a un escenario. 

Pues no lo parece cuando uno ve las actuaciones

Lo sé, lo sé, era buena disimulándolo (risas).

¿Qué opina de la música que aparece en las listas de éxitos hoy en día?

La otra noche estuve viendo los Grammy y me parecieron increíblemente estúpidos. No podías oír la voz de Beyoncé en su primera actuación. Llamé a un amigo que conoce a gente en los Grammy y le dije: "Cuando esta chica vea su actuación en casa va a matar a alguien de la realización. La están viendo siete millones de personas y mira qué sonido". En todo caso, la música es muy mala, y no me avergüenza decirlo. 

¿Sigue hablando de música con sus amigos?

Sí, claro. Mi asistente es una enamorada de la ópera y el otro día me habló de Jonas Kaufmann, un nuevo tenor alemán. Le estuvimos comparando con Jussi Björling, el tenor sueco. Desde los ocho años, ha sido el cantante que más cerca he tenido del corazón

¿Cómo serán sus conciertos en España?

Tenemos un repertorio básico preparado que luego cambiamos dependiendo del país donde actuamos. Intentaremos hacer algo en español y catalán. Y si estamos cansados de las canciones, las cambiamos por otras. Por supuesto, tocaremos las canciones que la gente quiere oír.

 

Báez, la mujer que siempre estuvo allí

28 de agosto de 1963
Mano a mano con Martin Luther King
 


Joan Báez participó en la ‘Marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad’, donde Martin Luther King pronunció su histórico discurso ‘Yo he tenido un sueño’, en el que defendía un futuro sin discriminación por cuestión de raza. Báez interpretó ante más de 300.000 personas la canción ‘We shall overcome’, popularizada por Pete Seeger, y compartió escenario con Bob Dylan (en ‘When the Ship Comes In’). 



25 de julio de 1965
El día que el Dylan eléctrico la traicionó


En 1963, Báez invitó a Bob Dylan a subirse con ella al escenario del Festival de Newport. Fue como el bautismo del joven cantante en el mundo del folk. Sin embargo, dos años más tarde, Dylan se atrevió a salir al escenario con un grupo de rock y tocó varias canciones eléctricas, estilo que los puristas del folk consideraban comercial. Báez convenció a Dylan para volver al escenario y cantar otras dos canciones (esta vez, sólo con la guitarra acústica).




Diciembre de 1972
Viaje a Hanoi, Vietnam del Norte

Viaja en misión humanitaria y soporta el peor bombardeo de toda la historia de la guerra. A su regreso graba un disco con grabaciones hechas durante y después de los bombardeos: "Where are you now, my son? Por su oposición a la guerra estuvo presa y fue perseguida por el gobierno por negarse a pagar los impuestos que se usaban para la guerra. A los pocos años de terminada la guerra denunció al gobierno comunista de Vietnam de violación a los derechos humanos.




Junio de 1981
Viaje a América Latina 

 

En solidaridad con los pueblos que soportaban violaciones a sus derechos humanos por dictaduras de derecha. Se le prohíbe cantar en Brasil, Chile y Argentina. En este último país pusieron una bomba en el hotel donde se alojaba.  Se reunió con familiares de las víctimas de desaparición, pres@s polític@s y  organizaciones de derechos humanos. Su viaje quedó registrado en el documental: “There But for Fortune: Joan Baez in Latin America”.  A su regreso a Estados Unidos se reunió con el presidente Carter para denunciar las violaciones de derechos humanos en esos países.




16 de febrero 2003
Canciones contra la guerra de Irak
 

Cuando Geroge W. Bush decidió invadir Irak, Joan Báez también estaba allí. Participó en un concierto de protesta en San Francisco el 16 de febrero de 2003, al día siguiente
de las manifestaciones que movilizaron a millones de personas en todo el mundo. 




©Jesús Miguel Marcos
Madrid
09/02/2010