la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik


Amnistía Internacional y los Derechos Humanos, por viviana marcela iriart, Caracas 1979








“Mientras usted disfruta de  una película, una obra de teatro, la cena cotidiana en casa, se alegra por el sol, palpa a la lluvia y soporta las dificultades de vivir en una ciudad moderna y vertiginosa como Caracas (pero vive, comparte, siente), en demasiados países hay hombres y mujeres que sólo ven la celda oscura en donde los alojan y la celda hipócrita en donde les torturan.

Algunos de ellos tomaron las armas para combatir a un tirano cuya permanencia en el poder era una vergüenza para la dignidad humana. A muchos otros se les castigó sólo por haberse permitido pensar, por creer –y decirlo- que el gobierno transitaba un camino que conducía a una calle ciega. A algunos se les etiquetó de “izquierdistas”, a otros de “derechistas” y en nombre de las etiquetas les condenaron. Mujeres y hombres, adolescentes, jóvenes y viejos, seres humanos para quienes vivir es sólo dejar que los días pasen en el calendario.”

© viviana marcela iriart

Fragmento del artículo.
Revista Semana
Caracas
7 de octubre de 1979