la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








“Y estamos marchando todavía en las calles

Con pequeñas victorias y grandes fracasos

Pero hay alegría y hay esperanza

Y hay un lugar para ti”

Joan Báez





CINE: ACIERTOS 2014 / por Luis Sedgwick Báez, Caracas, 15 de diciembre 2014




Julianne Moore, "Still Alice"





Todo listado implica necesariamente omisiones; toda elección aúna subjetividades. Pero existen ciertos criterios contundentes para evaluar, objetivamente un film, más aún, si es un film de arte. Ha llegado el momento para escoger lo más relevante del año en el renglón cinematográfico. La mayoría de los films los he visto en festivales internacionales; trato de ver films independientes, aquellos que quizás no aterricen en Venezuela. Trato de evitar, en esos festivales, los films comerciales, que deduzco llegarán algún día al país. Si acaso! En el mercado de los sábados en Los Palos Grandes se encuentra un “stand” donde es posible comprar DVDs  que remotamente se mostrarán en las carteleras habituales. En fin…..

Que el 2015 se nos brinde distinto, mejor, mucho mejor.







1)    “Boyhood: momentos de una vida” (EEUU) de Richard Linklater.

 Filmada durante 12 años con el mismo elenco, en Texas, donde vemos el aprendizaje de Mason (Ellar Coltrane, un descubrimiento) frente a la vida, sus momentos plenos de euforia, de decepción, teniendo a unos padres (Ethan Hawke, Patricia Arquette) disfuncionales que asumen la cotidianidad como una rutina para solucionar sus problemas. Mason crece, convive con los amigos, con su hermana, como cualquier hijo del vecino. Se acaba la primaria, finaliza la secundaria, el entorno se modifica. La música  se convierte en un intérprete  más de los años transcurridos. Una suerte de postrealismo con una distinta óptica, la mirada impersonal, tal vez nostálgica de una época. Oso de Plata al mejor director, Berlín. Premio Fipresci al mejor film del año.





2)    “Winter sleeps” (Turquía) de Nuri Bilge Ceylan.

 Larga, lenta y discursiva, con aires de Ingmar Bergman y de Edward Albee (en el teatro), un guión preciso en la descripción íntima de los personajes vis-á-vis a sus emociones. Un antiguo actor vive en la casa heredada de su padre, convertida ahora en hotel. Su joven esposa se dedica a la ayuda social y su hermana convive con el aburrimiento. El film es una suerte de catarsis emocional permeando en cada instante un sentido de frustración en sus vidas y nosotros, los espectadores, somos parte de ella. Estéticamente admirable, un ensamble de actores a la altura, filmada en el entorno fantasmagórico de Capadocia, el film ofrece múltiples lecturas y discusiones. Es la vida misma en movimiento, Palma de Oro, Cannes.




3) “Leviatán” (Rusia), de Andrey Zvyaginstsev

El film es el retrato de la Rusia contemporánea. Desfilan alcaldes corruptos, obsesionados en adquirir terrenos a precios irrisorios para luego urbanizarlos o construir palacetes para ellos mismos. Se rodean de mafias, extorsionando a diestra y siniestra. Vemos también a burócratas que asumen su función con inercia y el vodka que lo toman como agua. El guión es lúcido, tajante. Filmado en la costa abrupta del mar de Barents ( una metáfora?) donde los actores se expresan con afán de dinero, otros con nostalgia y temor al futuro incierto. Un film importante. Gran premio del Jurado, Cannes.





4) “Nebraska” (EEUU) de Alexandre Payne.

      Una familia errática, un padre con principios de Alzheimer, una madre perennemente quejumbrosa ( June Squibb, estupenda), dos hijos con conflictos personales. Bruce Dern es el padre, quizás en su mejor papel, con ansias de ajustar cuentas con el pasado y convencido de haber ganado un gran premio en la loterías, viajando al pueblo a reclamar lo que considera es suyo. Un “road movie” personal, de mirada crítica al provincialismo rural, inteligente en su planteamiento.





5) “El gran Hotel Budapest” (EEUU) de Wes Anderson.

Basado en los escritos de Stefen Zweig y en las ideas del propio director, seguimos los pasos de M. Gustave (Ralph Fiennes), un famoso concierge de un hotel renombrado (pero con el glamour de la decadencia,)  en la imaginaria República de Zubrowka entre las dos guerras y de Zero  (Tony Revolori) su fiel ayudante. La trama se centra en el robo de un cuadro del Renacimiento, una muerte misteriosa y una gran fortuna que se disputan los herederos. Un film pletórico de situaciones estrambóticas , una imaginación que exuda una original estética en la puesta en escena y de cómo la guerra cambió a la sociedad con datos históricos puntuales. Gran premio del Jurado, Berlin.





6) “Una paloma sentada en una rama meditando sobre la existencia” (Suecia) de Roy Andersson.

El film no es más que una serie de episodios con sus variantes repetidas. En la primera vemos a dos vendedores con claros indicios de estulticia mental que discuten y se pelean entre ellos. En el segundo vemos al belicoso rey Carlos XII que desfila con sus tropas de antaño en la Suecia de nuestros días. Por momentos surrealista, con un humor cruel que recuerda al director noruego Bert Hamer (los países también tiene su sentido de humor!), y con toques de Dostoyevski en su crítica al hombre. El film en el fondo es una seria meditación sobre la soledad intrínseca del individuo, Oso de Oro, Venecia.









7) “Fénix” (Alemania) de Christian Petzold.

Como en su anterior “Barbara” donde la protagonista protege y ayuda a un colega a escapar de la Alemania del Este, aquí la historia se concentra en Nelly que logra salir de un campo de concentración finalizada la II Guerra Mundial y decide someterse a una cirugía para recomponer su cara destrozada por una bala. La mayoría de sus familiares y amigos la dan por muerta pero ella se empeña a volver a la vida de antes, a pesar que muchos le han advertido que su esposo fue el que la delató a los nazis por ser judía. Su esposo no la reconoce pero encuentra en ella cierto parecido a su esposa “fallecida” y la manipula para que recupere su dinero en Suiza. Con la magnífica Nina Hoss (protagonista también  en “Barbara”). Petzold es uno de los más importantes nombres de la nueva camada de directores de la Escuela de Berlín).






8) “ Mommy” (Canadá) de Xavier Dolan.

De apenas 25 años y con 5 largometrajes a su favor, Xavier Dolan, nacido en Montreal trae su mejor film hasta la fecha. Un enfoque peripatético, la de un adolescente con problema de conducta, internado en reformatorios, irascible, violento, con una madre también desquiciada en su comportamiento, la propuesta de Dolan cual “cinéma verité” asoma fluida, impactante, reflexiva.  Gran Premio del Jurado, Cannes.





9) “Adios al lenguaje” (Francia) de Jean Luc Godard.

A sus 83 años, vanguardista a ultranza y  provocador empedernido, dice Godard refiriéndose a su film:  “La idea es simple, una mujer casada y un soltero se encuentran. Se aman, se pelean, un perro deambula entre la ciudad y el campo. Las estaciones pasan…..” El film  en 3D,  al día en cuanto a la técnica en la proyección de imágenes, es un conversatorio   y una reflexión) al borde de un lago, en un apartamento , donde se discute de política, de arte, de sociología, de filosofía. Los celulares son sinónimo de la falta de comunicación entre los individuos in situ y el lenguaje, por extensión, se va diluyendo y corrompiendo. Resta la naturaleza y su perra Roxy que todo lo observa y nosotros que la observamos a ella también. Gran Premio del Jurado, Cannes, que compartió con el film de Xavier Dolan.







10) “La era dorada” (China) de Ann Hui.

Recién se ha empezado a estudiar a la ensayista y novelista china Xiao Hong, relegada durante décadas. Rebelde, de mente emancipada, escapa de la tutela familiar y de un matrimonio arreglado en la Manchuria de los años de 1930 y se establece en Harbin. Abandonada por su amante, sin dinero y con un bebé en camino, las circunstancias hacen que conozca a un escritor con el que establecerá una simbiosis mental y física. El film de Hui apunta hacia un paneo de la China de los años 30-40, compleja y turbulenta, con la descripción de la vida trágica de la escritora a través de los varios personajes que nos la cuentan.


Mejor director: Richard Linklater por “Boyhood : momentos de una vida”.

Mejor actor: Romain Duris por “” La nueva novia” (Francia) de Francois Ozon

Mejor actriz: ex aequo:  Jennifer Aniston por “Torta” (EEUU) de Daniel Barnz y Julianne Moore por “Still Alice”” (EEUU) de Richard Glatzer y Wash Westmoreland.









Crítico de cine. Escritor. 
Miembro de FIPRESCI ( Federación Internacional de Críticos de Cine).


Otros artículos de Luis Sedgwick Báez: aquí